Es difícil decantarse por la dualidad de si hemos visto mínimos o todavía podemos asistir a caídas mayores. Roberto Moro, analista de Apta Negocios reconoce que en el corto plazo “creo que sí pero a medio-largo plazo todavía nos quedan por ver más caídas”.
Respecto a los niveles de resistencia, Moro reconoce que “debemos pensar desde dónde está reaccionando el ibex 35- pues en los 8300 puntos tocaba rebotar- pero de la misma forma que cuando empezaba a subir se detuvo justo en el 0,618% de toda la caída. “Nos movemos a golpe de Fibonacci y seguimos marcando la tremenda divergencia entre los índices americanos y los Europeos. Los primeros son laterales-alcistas en tanto que los europeos son más laterales e incluso laterales-bajistas”.

En el mercado de divisas, Moro reconoce que si nos encontráramos ante una moneda bastante más fuerte, el dólar , lo más seguro es que el euro hubiera sufrido mucho más de lo que ha hecho. Recuerda que incluso “está siendo puesta en entredicho su propia existencia por lo que sería para que ya estuviera por debajo la zona de 1,3150, zona que creo que debería buscar como soporte”. El problema es que de una manera ficticia está cotizando contra otra moneda que tampoco está en óptimas condiciones y está como está porque las autoridades americanas quieren que esté así. Es un activo que últimamente es difícil de analizar y creo que, en la medida en que permanezca por debajo los 1,40, lo más normal es que vaya a buscar los 1,3150 dólares.

Gamesa. No ha dado señales de vuelta y todavía no transmite demasiadas sensaciones de querer recuperar el terreno perdido. Es un título en el que no recuperaré la confianza hasta que no vea cierres por encima de 4,25 euros. Soporte en 3,25 euros porque seguramente su pérdida derivaría en la búsqueda de los 3 euros.

Telefónica. No me parece mal comprar bonos. Es más, cuando el diferencial entre el bono corporativo y la deuda estatal se amplía, es incluso complicado porque transmite malas sensaciones por la que los inversores puedan comprar ese tipo de activos. Si una empresa goza de la confianza de los inversores es Telefónica y siempre que no hablemos de diferenciales enormes respecto a la deuda pública, no es una mala opción.

La pérdida de los 2 euros en IAG , justo un nivel de compra, transmite preocupación en el corto plazo. Parece que no tenga ningún otro objetivo que los 1,85 euros por lo que no daría lugar a que diera más pérdidas. "No me lo pensaría más y me desharía de unos títulos que inlcuso en jornadas precedentes ha evolucionado en contra de lo que ha hecho la renta variable".

Apuntaría a dos valores en niveles de compra Telefónica "siempre que esté por encima de 13,90 euros y Banco Popular, en la zona de 3 euros, con un stop del 3% en ambos casos".