Álvaro Blasco, director de Atlas Capital, analiza la situación de los principales valores del Ibex 35, entre ellos sector financiero incluido, el día después de las elecciones generales.

Toca fijarse en los bancos. Preocupa su situación financiera teniendo en cuenta la situación por la que atraviesa nuestra prima de riesgo que no logra bajar de los 450 puntos básicos. En declaraciones a Radio Intereconomía, Álvaro Blasco, preguntado por Bankia, que cotiza esta mañana en los 3,38 euros en un mercado inundado por las pérdidas, asegura que ‘estar hoy en el sector financiero requiere bastante temple. Aún seguimos pendientes de la reestructuración del sector financiero. Respecto a Bankia hay que tener stoploss, pensando en el medio/largo plazo es una muy buena opción, pero tampoco permite demasiado margen. En las próximas semanas el sector todavía puede sufrir.’

Su recomendación personal pasa por la constructora Acciona en la que apuesta por entrar ya que cuenta con una muy buena proyección internacional’. En estos momentos, cotiza a 6,80 euros a pesar de la caída del 1% acorde con el Ibex 35.

Sacyr Vallehermoso, por su parte, ‘está en un momento importantísimo de su historia, está refinanciando su deuda y está por ver qué porcentaje de su participación en Repsol va a vender. Se habla de un 10%. Habría cierto premio por la reducción de una parte significativa de la deuda, pero el problema sigue siendo el mismo, así que yo empezaría a retirar posiciones de Sacyr’.

Mientras tanto, Blasco recuerda que un valor como Telefónica ‘está implementando en España un plan muy serio para intentar frenar su sangría de clientes. Se anuncia que para 2013 va a poner en marcha un plan de recompra de acciones que permita buenas rentabilidades para sus inversores. Yo en este momento compraría, a pesar de que la podamos ver más barata algún día.’

Y, por su parte, Gamesa que cae, este momento, un 2,8% en sintonía con el mercado ha ido ‘reduciendo su exposición al mercado españo’, según el analista lo que deja ‘al valor con muy buena proyección a largo plazo.’