Sólo 628.800 desempleados, el equivalente al 15,7% de los más de cuatro millones de parados que tiene actualmente España, están recibiendo algún tipo de formación (tanto reglada como no regladas), un porcentaje que se va reduciendo año tras año, según un informe elaborado por la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett) y el Centro de Predicción Económica (Ceprede).
De hecho, el número de desempleados que asisten a cursos de formación se ha reducido casi dos puntos en el último año, desde el 17,55% del primer trimestre de 2008 al 15,7% en el primer trimestre de 2009. El porcentaje más alto de parados en formación se alcanzó en el segundo trimestre de 2006, con un 22,48%, cifra superior en siete puntos a la actual.

Según este informe, el 18,7% de las mujeres desempleadas reciben formación, frente al 13,2% de los varones. En cuanto al tipo de formación, el 10,3% de los parados opta por formación no reglada, mientras que el 4,6% opta por formación reglada.

Por edades, el porcentaje de desempleados menores de 30 años que reciben formación es superior a la media nacional, destacando los de edades comprendidas entre 16 y 19 años, tramo de edad en el que 31 de cada 100 se forma, y los de 20 a 24 años (uno de cada cuatro).

Agett y Ceprede explicaron que este hecho no se explica por una mayor participación de los jóvenes en cursos de formación no reglada, es decir, ligada a las políticas activas, sino que éstos, especialmente los de edades comprendidas entre 16 y 25 años, cursan estudios reglados con mayor intensidad.

Para los autores del informe, la formación es un aspecto fundamental para evitar largos periodos en el desempleo y mejorar la empleabilidad de los trabajadores. Así, subrayan que el perfil formativo, las aptitudes y la actitud facilitan al trabajador en paro encontrar un nuevo empleo y reciclarse.

Agett y Ceprede recuerdan que una de las directrices de la Estrategia Europea de Empleo es la apuesta por la formación a lo largo de toda la vida activa, lo que habitualmente se conoce como formación continua.

En los países de la UE-15, el promedio de población de entre 25 y 64 años que recibe este tipo de formación es del 10,9%. El país con más trabajadores recibiendo cursos de formación continua es Suecia (32,4%), mientras que en el extremo contrario se sitúa Grecia (2,1%). En el caso de España, la tasa alcanza el 10,4%, ligeramente por debajo de la media de los Quince.