En esta coyuntura que se pueden sobreponderar los bancos a nivel tanto europeo como mundial, así como los sectores asegurador e industrial europeos que, a pesar de que comienzan a resentirse en EEUU, gozan de largo recorrido alcista al menos a medio plazo. Todos ellos registrarán un mejor comportamiento que el mercado en los próximos 6 u 8 meses.
Sorprendente fortaleza en los mercados, sobre todo en el español que se ubica muy por encima de la media impulsado principalmente por los movimientos corporativos. Sin embargo, nuestro índice se halla ajustado en lo que a fundamentales se refiere. A nivel global, están comenzando a verse pequeñas correcciones motivados por unos resultados peores de los esperados en las tecnológicas estadounidenses, manteniéndonos a la espera de las previsiones para el tercer trimestre, que no deberían ser malos... En lo que concierne a la inflación, los temores decrecen paralelamente a la caída del precio del crudo y ello hace que estemos más atentos al crecimiento que al resto de parámetros. De hecho, en EEUU ya se muestran señales de debilidad provocadas por las subidas de tipos acumuladas.