La bolsa española presenta un diferencial del 20% respecto al DAX  y es posible que las bolsas europeas tengan una cierta relajación. Eso sí, sin el tirón de éstas será dificíl ver que el Ibex cierre ese gap.

La sesión vendrá tranquila “aunque tenemos buenos datos de Estados Unidos, el S&P 500 en máximos – por encima de los niveles de la crisis- avalado por referencias como el dato semanal de empleo o las encuestas manufactureras, que hicieron que subiera la bolsa americana”, reconoce Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4.

En declaraciones a Radio Intereconomia este experto reconoce que en nuestro país “estamos asistiendo a una cierta normalización de los mercados de deuda. Ayer el Tesoro captó una cantidad en línea con las previsiones pero también ciertas Comunidades Autónomas y empresas, clave fundamental para que se normalice la economía”. Además la bolsa española lleva un 20% de diferencia respecto al DAX “y es posible que las bolsas europeas tengan una cierta relajación pero, sin éstas, será difícil que la bolsa española cierre ese gap”.

Un hecho al que se une el que el Ibex esté compuesto por el sector bancario – que hasta que no finalice la reforma financiera no tirará hacia arriba de forma consistente- y energético, pendiente también de una reforma que le genera mucha incertidumbre. “Hasta que no se resuelvan estos temas, será difícil ver un comportamiento mejor en la bolsa española”.