La tasa de inflación interanual de la zona euro se ha situado en enero en el -0,6% desde el -0,2% de diciembre, lo que supone igualar la mayor caída de precios en la región de toda la serie histórica, que se había registrado en julio de 2009, según refleja el avance del dato publicado por Eurostat.

El QE tenía como objetivo esquivar, en la medida de lo posible, la deflación. Pero de momento, la caída de los precios hace más profundo, si cabe, el problema.  Los precios cayeron hasta el -0.6% en enero en la Eurozona, el dato más bajo de la serie histórica y que se debe a la caída que ha experimentado el precio del crudo, que bajó un 8.9% en términos interanuales.   Por su parte, el precio de los alimentos frescos experimentó ene enero una caída interanual del 0,9%, frente al descenso del 1% de diciembre. En el caso de los servicios, la inflación interanual fue del 1%, dos décimas menos que el mes anterior.

Inflación Eurozona


De este modo, la tasa de inflación de la eurozona sin tener en cuenta la influencia de la energía fue del 0,4%, frente al 0,6% de diciembre, mientras que al excluir el impacto de energía, alimentos frescos y tabaco, la tasa de inflación subyacente fue del 0,5%, frente al incremento del 0,7% de diciembre. De confirmarse este dato, el diferencial de precios favorable a España se mantendría estable en enero en nueve décimas, después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) haya informado de que la inflación armonizada de España en enero fue del -1,5% interanual.

Dicen los expertos que todavía es pronto para valorar si los precios han tocado suelo o no. De hecho, los economistas de Citi esperan un nuevo descenso hasta un -0.7% en cifra anual en los precios de febrero.  José Luis Cárpatos, analista independiente reconoce que este dato evidencia que el BCE ha perdido el control de la inflación "que además es lo único que está bajo su mandado", como ha repetido el propio Draghi hasta la saciedad. "Nadie le puede reprochar que haya puesto en marcha el QE". 

En su última conferencia, Mario Draghi anunció una inyección de 60.000 millones de euros al mes para tratar de combatir la deflación. Ya adelentó el mandatario del BCE que la inflación europea seguirá siendo muy baja e incluso negativa en los próximos meses. "De eso dependerán las nuevas acciones", explicó Draghi. Unas medidas que servirán para acercar la inflación a niveles objetivo del 2%". Veremos.