¿Qué decisiones se espera que tome mañana el BCE? “posible recorte de tipos y flexibilidad en los colaterales, así como la apertura nuevamente a la posibilidad de una inyección de liquidez a la banca en el corto plazo”.

También “el BCE podría anunciar la compra de deuda a corto plazo condicionada por la petición de los países y que éstos se comprometan a llevar a cabo ciertas medidas a cambio. El BCE necesita que la política monetaria vuelva a ser factible”. ¿Qué diferencia hay entre pedir el rescate y pedir la compra de bonos soberano? “ninguna, viene a ser lo mismo”.

Pero, si se pide esta ayuda… “Va a haber condiciones adicionales. No van a tener tanto que ver con el impacto fiscal, sino con la puesta en marcha de reformas estructurales controladas. Se tendrá que reordenar el sistema público español”.

En EEUU destaca Campuzano que “el sector manufacturero sigue contraído por la crisis a nivel mundial, que está afectando al comercio y las exportaciones. También ha habido una caída muy fuerte en las construcciones, aunque vienen de un comportamiento positivo en los últimos meses”.

Hoy las bolsas asiáticas han caído mucho pero “lo que llama la atención es el impass en el que se están moviendo los mercados, parece que estamos en agosto, y da la impresión de que no ha cambiado nada cuando hay muchos interrogantes”. Vivimos una cierta inercia en los mercados, “lo que hay detrás es mucho vendedor y mucha expectativa de que los bancos centrales tomarán alguna solución”.

Lo que es más necesario para los mercados son las medidas “pero si hay falta de concreción de las mismas, memorándum, cómo se instrumenta … pueden hacer mucho daño”. Draghi dijo que serán suficientes y “tienen que serlo porque estamos en una situación crítica. La realidad es que el deterioro de la confianza del mercado hasta el euro es de tal calibre que cada subasta es un reto”. Eso sí, aunque las medidas tengan que ser suficientes, “no van a ser gratis y tampoco creo que haya llegado el momento de pensar en que se solucionará la crisis del euro. Esto es político, y política tiene que ser la solución”.

El refugio sigue estando en la deuda corporativa de grandes empresas. Salida de dinero de fondos de renta variable hacia fondos monetarios.



Declaraciones a Radio Intereconomía