El Ibex35 salvó los 8.200 puntos al cierre, aunque "in extremis”, en una jornada en la que llegó a perder cerca de un 3%. Finalmente, el selectivo terminó con una caída del 1,86% hasta los 8.200,90 puntos. En opinión de José Lizán, analista de Nordkapp, “están todos los índices en un movimiento lateral después de caídas agresivas. Hemos visto cómo empezábamos el año muy fuertes, sufrimos luego una caída muy vertical y ahora hemos pasado unas semanas de movimiento lateral”, que podría suponer -según el experto- “la consecución de un suelo de corto plazo o un parón para continuar cayendo”. El desenlace dependerá del cierre de hoy del SP 500, que de perder los 805 puntos, “aparecería de nuevo la volatilidad, el Vix se volvería a disparar por encima de 50 y volveríamos a ver fuertes caídas en todos los mercados”. 
José Lizán, analista de Norkapp, considera que  “estamos en un momento muy delicado,  con unos soportes técnicos muy fuertes” y además, hemos visto cómo “las expectativas sobre el plan de estímulo de Obama no han gustado en el mercado”. Por lo que estima que hasta que no veamos más datos sobre este plan, “no se ve visibilidad de un rebote en el corto plazo”.


De romper el soporte de los 8.120 puntos del Ibex, “hay otro soporte cerca de los 8.000 puntos”. No obstante, el experto augura que la clave será lo que haga el S&P 500. De romper los 800 puntos, “tendremos un buen aumento de volatilidad y una caída del 10 ó 12% más en los mercados”. En el caso de que esto ocurriese, “podríamos ver al Ibex alrededor de los 7.000 y esto sería sangrante en cuanto a los grandes valores del Ibex”. Ya que según estima el experto, veríamos a “Telefónica cerca de los 12 euros, Santander por debajo de los 5 euros, BBVA cerca de los 6 euros y un Repsol por debajo de los 13 euros”. 

Con estos precios tan bajos, el analista de Nordkapp afirma que  “aprovecharíamos para aumentar un poco la prima de riesgo en nuestras carteras, sin volvernos locos, pero cogiendo un 5 ó 10 % de la cartera”. No obstante, José Lizán cree que “debería de haber un nuevo rebote antes de buscar esos nuevos mínimos”. En cualquier caso, Lizán considera que  “perforaremos los mínimos del año pasado”, ya que augura que “quedan tres trimestres de muy malos resultados empresariales, de nuevos despidos, de paro en aumento, de recesión y contracción económica”.

Unión Fenosa fue una de las cinco compañías más alcistas de la sesión tras conocerse que el consejo de la Comisión Nacional de la Competencia autorizó con condiciones su fusión con Gas Natural. José Lizán cree que “no esperamos grandes sorpresas” en la operación. Así, Lizán descarta que obliguen a vender nuevos "activos estratégicos", aunque destaca que todavía “hay muchas incertidumbres"  y se plantea algunas preguntas:  “cómo va a ser la ampliación de Gas Natural o qué va a pasar con los paquetes que entran en el accionariado de Gas Natural -el de Indra y el de Cepsa-”. En definitiva, esta operación “tenía mucho sentido estratégico para Gas Natural, pero los ratios en los que ha pagado han sido muy caros”. Por lo tanto, el experto asegura que, por el momento, “nos mantendríamos fuera de Gas Natural”. 

Finalmente, si se cumplen los peores augurios y llegásemos a ver los 7.000 puntos, el analista de Nordkapp asegura que "entraríamos en un Santander a niveles de 4,5 euros o un BBVA a 6 euros”. También señala que a estos niveles sería una muy buena opción “Telefónica, Iberdrola o Repsol”. En general, “las grandes corporaciones pero sin volverse loco", insiste.