Wall Street da la bienvenida al 2009 en positivo mientras los inversores se concentran en los detalles del plan de estímulos del próximo presidente para impulsar a la mayor economía del mundo. Jornada aún así, escasa de volumen. “Sin duda, lo más importante será la baja volatilidad y el volumen mínimo”, comenta Juan Enrique Cadiñanos, codirector de EJD Valores que explica “no esperamos muchas fiestas a la hora de la contratación de títulos y no esperamos movimientos, quizás si en el sector financiero que puede ser –asegura este experto- el que más volumen contagie”.
Se inicia 2009 tras un año, el 2008 que ha sido el peor año para el mercado americano desde la década de los 30, aunque las sensaciones para este año “siguen siendo sensaciones de incertidumbre” apunta este experto que cree que estas dudas “las podremos solventar en el primer trimestre del año”. Un primer trimestre en el que serán clave “los datos macroeconómicos, por lo que habrá que evolucionar a la par que ellos”. A la espera de los datos macro del primer trimestre del año, el mercado espera con atención la reunión el próximo lunes del presidente electo Barack Obama con líderes del Congreso para discutir su programa de estímulos. Algunos republicanos temen que los demócratas podrían expandir este programa de ayudas hasta en 1 billón de dólares. Una cifra “exagerada” en palabras del codirector de EJD Valores “si se toma para vistas a largo plazo”. Según explica este experto financiero, “Obama puede ser un presidente óptimo para la situación que tenemos actualmente, lo que ocurre es que debería enfocar la situación más a corto plazo (….), en principio, tiene entre manos una situación difícil y creemos que podría solventarla con medidas de salvamento. De todas formas, vamos a ver si el billón de dólares en necesario. Nosotros pensamos que para una primera instancia no sería necesario”.

En cuanto a recomendaciones a corto plazo, el consejo de este experto pasa por fijarse en el sector financiero “que será clave –dice- para el rango en el que nos encontramos. Pensamos que si el impulso alcista se confirma, el sector bancario será el motor de arranque, será la gasolina. Lo que nos preocupa es el volumen de contratación para poder romper resistencia”. Y es que, según explica Cadiñanos, “estamos en una tendencia alarmantemente bajista, por lo que vamos a manejar una estrategia bajista”. Además de por el sector financiero, el codirector de EJD Valores apunta también por el sector energético “ya que puede ser un buen sector refugio”, comenta.