Valores sólidos a medio y largo plazo y aprovechamiento de los rebotes fruto de la actual volatilidad a corto. Se debe esperar a que la tranquilidad en los mercados se consolide apoyada sobre las operaciones corporativas y la publicación de resultados positivos, mientras que el entorno macroeconómico no ha cambiado tanto.
La Bolsa está para disfrutarla. Ahora vemos síntomas de fortaleza y cierta calma, con un pánico comprador que sigue al pánico vendedor reinante en últimas fechas que buscaba cerrar posiciones. No debemos pensar que entramos en un tramo alcista porque la volatilidad persiste. Los movimientos se darán en un rango lateral- alcista aunque con la posibilidad de ver algunas jornadas negativas. Esperamos que al llegar a los 11.500 puntos no se dé un cúmulo de ventas a la espera de recortes.