En los primeros días del año a través de un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la constructora Sacyr hizo un importante anuncio.
 

"Por razón de incumplimientos graves e imputables a la Autoridad del Canal (ACP), y conforme a los términos contractuales aplicables, GUPC (Grupo Unido Por el Canal, el consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá liderado por Sacyr y formado también por la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA) ha comunicado formalmente a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) que procederá a la suspensión de los trabajos si los incumplimientos denunciados no son remediados dentro del periodo de preaviso". La base del problema estaba relacionada con los sobrecostes de la obra derivados de circunstancias imprevistas y que el grupo cuantificaba en 1.625 millones de dólares.

La mecha ya estaba encendida y en apenas dos sesiones el valor se dejó en el mercado un 18% fijando un cierre de sesión en los 3,195 euros por título. Como la obra estaba "en el aire", la volatilidad del valor fue la consecuencia inmediata y al iniciar un proceso de negociaciones entre ambas partes, cada noticia relacionada tenía un inmediato impacto sobre el precio de las acciones. A pesar de las fuertes caídas iniciales, el valor consiguió remontar y recuperar lo perdido, es más, el día anterior que finalizaban las negociaciones (4 de febrero), los inversores apoyaron al valor proporcionándole una subida del 6,2%, de este modo el mercado confiaba en una resolución del conflicto, formalizado mediante un acuerdo, que finalmente no sucedió y obligó a la constructora a la paralización de las obras. Sin embargo en los últimos días, el consorcio liderado por Sacyr ha enviado una nueva propuesta de financiación para completar el tercer juego de esclusas del canal.

Si nos fijamos en el aspecto técnico del valor , observamos que desde el mes de noviembre (antes del conflicto de Panamá) el precio se encuentra atrapado en un movimiento lateral bajista muy amplio, dónde ha tenido un amplio rango para moverse bruscamente. No obstante, es obligatorio recordar que la compañía venía de una espectacular subida desde el mes de abril hasta octubre, en la que los inversores obtuvieron una revalorización del 233%, por lo que este descanso estaría perfectamente justificado por una toma de beneficios.

Comunidad11defebrero


La zona de los 3,10 - 3,20 euros está actuando como un fuerte soporte en el que los compradores introducen grandes cantidades de dinero. El papel se encuentra en la zona de los 3,90 - 3,95 euros, conformando la resistencia más importante en el corto plazo. Sólo la superación de la primera resistencia, abriría las aguas hacia nuevas subidas, en búsqueda de la segunda resistencia situada en la zona de los 4,15 - 4,10 euros.

Ante este escenario… ¿Podrá la nueva propuesta retomar las obras del Canal de Panamá?, ¿Cuánto tiempo tardará el valor en resolver el movimiento lateral en el que está inmerso?

"Estas son las cuestiones y en vuestra mano quedan las resoluciones"