Nuestra postura de cara al sector energético es de infraponderar. Endesa está por encima del precio objetivo fijado. Por otro lado, Iberdrola se halla por encima de máximos históricos impulsada por posibles operaciones corporativas. Así pues, es un sector muy animado pero que ya ha descontado casi todo el valor. Con ello, las dos únicas buenas oportunidades del sector las constituyen Repsol, castigado más por factores geopolíticos que económicos, y Gas Natural.
Principales datos del día: el cierre positivo de EEUU, sobre todo gracias al sector tecnológico que es el que, también en los mercados europeos, lleva tirando del selectivo desde principios de verano, unido a la caída del crudo que acumula ya 15$ barril y que es bueno para la renta variable, principalmente para las compañías aéreas, y la reacción al alza de los bonos que deja expectativas de tipos más positivas de lo que fijábamos para verano.