La petrolera no para de ceder posiciones debido al fuerte abaratamiento que experimenta el crudo. Repsol ya entra en terreno negativo este año y se aleja de sus máximos históricos. A pesar de todo, aún le quedan ganas de salir de compras.


Repsol ha entrado esta semana en terreno negativo en el año. El valor se deja más de un punto y medio en 2014 y, es que, la caída del precio del petróleo le ha hecho mucho daño, daño que los accionistas descuentan que se materialice también en las próximas cuentas pues, el beneficio del negocio de upstream -que incluye la exploración y producción de crudo- supone un 60% del total del beneficio del grupo. (Ver: Empresas españolas más afectadas por la caída del petróleo)

Y, es que, el precio del petróleo se está abaratando de forma drástica. Ya marca niveles de hace cinco año con el West Texas en 62,61 dólares y el Brent en 65,44 dólares. Incluso hay voces que no descartan que se abarate hasta los 30 dólares, nivel que Victoria Torre, del Selfbank, afirma que “no cree que llegue, pues los 60 dólares ya son un precio preocupante”. Los accionistas temen que el precio del producto final no compense sus gastos de extracción y comercialización de petróleo y productos derivados.

petroleo


Y, aun cuando los precios del petróleo caen a mínimos de cinco años, Repsol saca a relucir su caja y busca adquisiciones para reforzar su presencia en Norteamérica.

Según publica Bloomberg, Repsol ha retomado las conversaciones con Talisman y están discutiendo opciones que podrían incluir la venta de una selección de los activos o de toda la empresa. Repsol cuenta con 10.000 millones de dólares para realizar adquisiciones y Talisman está valorado en unos 3,6 millones de dólares, después de caer más de un 60% desde finales de agosto.

Como comentábamos, la cotización de Repsol ha entrado en terreno negativo en el año y el valor ha perdido la directriz alcista de largo plazo que arrancó en julio de 2013. De hecho, la apertura con hueco bajista de hoy ha llevado a la perforación de dicha directriz. Ahora Repsol podría caer hasta los 17,50 euros y, posteriormente, hasta los 17. Tendría que cerrar el hueco dejado hoy y cotizar por encima de los 18 euros para recuperar la tendencia alcista.

De hecho, a estas alturas, Repsol ya está más cerca de sus mínimos anuales, que de los máximos. En concreto, está a un 10,72% de los 19,62 euros, máximos anuales e históricos alcanzados en junio, mientras que le resta un 10,55% para tocar los mínimos del ejercicio en 15,85 euros. (Ver: Sacyr contra las cuerdas por la caída de Repsol)

Si quieres que te avisemos cuando Repsol cambie de fase del ciclo bursátil, apúntese a gratis nuestro servicio de alertas.
 

repsol