En su proceso de reestructuración, la entidad financiera española recortará su red de oficinas en 300 sucursales.
 
El Banco Popular se reúne hoy con los sindicatos para comunicar a los representantes de los trabajadores en qué va a consistir su nueva fase de reestructuración. En concreto, su plantilla se reducirá entre 2.900 personas y 3.000 personas, lo que correspondería casi a un 20% del total de sus trabajadores. En esa reducción van a ser importantes las prejubilaciones y el banco ya avanza que ahora mismo tiene contratadas a unas 1.700 personas con 59 años, o más.

Se trata de una medida más a las que ha tenido que acogerse un banco que sigue sin recuperarse del estallido de la burbuja inmobiliaria. Precisamente el jueves comienzan a cotizar las acciones de la ampliación de 2.500 millones de euros que ha llevado a cabo la entidad para mejorar su capital y su solvencia. En 2012 ya puso en marcha una operación por la misma cantidad, con la consiguiente dilución de capital del banco.

Por el momento, la entidad sigue teniendo un problema con los activos inmobiliarios en balance. Los medios publican que en 2017 podría sacar  bolsa una inmobiliaria integrada por estos activos y se calcula que en esta compañía estaría valorada en unos 6.000 millones de euros.

Hoy la acción reacciona al alza a estas noticias. Eduardo Faus, analista técnico de Renta 4 explica que “una vez más desde hace tres meses reacciona al alza desde la parte baja del estrecho rango lateral que mantiene entre niveles de 1,05-1,1 euros  y 1,3 euros.
 
Los indicadores intradiarios se encuentran en parámetros propios de rebotes técnicos.  La rentabilidad/riesgo para asumir pérdidas con stop loss es inmejorable en la zona. Su recomendación es llevar a cabo una compra especulativa del valor. En lo que va de año, las acciones de Banco Popular cae un 58%.
Banco Popular faus


 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
Deutsche Bank y Popular no ven luz al final del túnel
Popular sacará a bolsa su filial inmobiliaria por 6.000 millones de euros