La entidad financiera española ha revisado el número de clientes afectados por las cláusulas suelo y ha tomado la decisión de recortar la provisión necesaria hasta los 305 millones de euros a junio de este mismo año.
 
Con el objeto de cubrir las probables contingencias por la devolución de la cantidad de dinero cobrada por las cláusulas suelo desde el 9 de mayo del 2013, cuando el Tribunal Supermo sentó jurisprudencia, Banco Popularha disminuido en 45 millones de euros la previsión en principio estimada para acometes esta situación.

La entidad financiera ha realizado una revisión sobre los clientes afectados este año en el que ha incluido a los titulares de las operaciones y no solo al titular único, como se había estimado en un primer lugar en una proyección realizada a finales de 2015 y que sumaba hasta los 350 millones de euros.

Tal y como consta en los registros de la CNNV, Banco Popular ofrece ahora más información pormenorizada del destino de la financiación de los préstamos con cláusulas suelo. Todas estas condiciones fijaban un límite a la caída histórica del Euríbor, que actualmente se encuentra cerca de acumular su octavo mes consecutivo de encontrarse en terreno negativo, debido a las políticas laxas del Banco Central Europeo.

De esta manera, la entidad bancaria española que preside Ángel Ron provisionará un 13% menos de lo previsto en las cuentas de 2015 para cubrir una eventual eliminación de las cláusulas suelo con efectos retroactivos hasta mayo de 2013.

La entidad además estima un impacto de 334 millones adicionales por el riesgo de una retroactividad plena en la devolución de lo cobrado por cláusulas suelo, esto es, desde el origen del préstamo hipotecario. No obstante, el banco considera como "remoto" dicho riesgo de retroactividad total, una tesis que cree reforzada tras la apreciación del abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE), quien avalaba una retroactividad "limitada en el tiempo".

El Popular anunciaba la semana pasada que el proceso de reestructuración dentro de su plan de optimización de los recursos afectará a entre 2.900 y 3.000 empleados, lo que supone hasta el 20% de la plantilla. Además, la entidad prevé reducir su red de oficinas en un 14%, lo que conllevará el cierre de unas 300 sucursales.

El Popular contaba con una plantilla de 14.935 trabajadores, de lo que cerca de 1.700 son empleados con 59 años o más, y con 2.093 oficinas a junio de este año.

Todo esto se encuentra en un marco en el que las acciones de Popular se encuentra en niveles de mínimos históricos cotizando sobre el nivel de 1,1 euros por acción.