Llegamos al ecuador de una semana que llega carda de datos: subastas de deuda en España e Irlanda, datos de empleo en Estados Unidos y el BCE.
Con unos mercados “que están en una situación de inpass, algunos cotizando incluso en los niveles más altos de las últimas cuatro semanas”, reconoce José Luis Martínez, estratega de Citi en España. Tenemos “razones más que evidentes de que sigue habiendo una tendencia alcista que nos puede llevar a niveles superiores, no descarto incluso los 8000 puntos del Ibex”.

Respecto a la reunión del BCE, Campuzano reconoce que el organismo que preside Mario Draghi tiene que tomar tres decisiones: recortar tipos – incluyendo recortar la banda de tipos, que nos dejará cerca de niveles nulos- estabilidad financiera y riesgos de inflación menores, que dejaría la puerta abierta a un nuevo LTRO y dar la bienvenida a los acuerdos de la UE “que son el factor único de la banca en el que actuaría como operador de compra de deuda”. De alguna forma revalidaría los acuerdos alcanzados en la cumbre y daría una señal clara de recuperación en el sector financiero, que es prioridad.

Respecto a la subasta de deuda, Campuzano reconoce que hay buena demanda “son tres plazos interesantes y hay elevado apetito. Probablemente la demanda triplicará el top de los tres millones, lo que permitirá baja los tipos en España”.

Hace unos días hablábamos de que el mercado va muy rápido y a veces las decisiones se toman de forma más pausada. Lo cierto es que el gobierno ha tomado una decisión muy relevante pero la sensación que tengo es que se ha dado un paso muy importante para la integración fiscal a largo plazo. Ahora el BCE es fundamental, y no sólo él. También el Banco de Inglaterra y el de China.

Creo que estamos en un momento interesante para el ahorrador, se ha creado el suelo para el mercado pero vemos como las autoridades intentan reducir la incertidumbre, caen las volatilidades y creo que creado el suelo podemos iniciar un proceso e recuperación en los bancos. Los datos macro en USA y China mejorarán, los bancos centrales