Roberto Ruiz Scholtes, director de estrategia de UBS, analiza la situación actual con el PIB chino sobre la mesa, Europa negando una solución rápida a la crisis de la eurozona y Estados Unidos con una importante política expansionista facilitará la devaluación del dólar.

En declaraciones a Radio Intereconomía, Roberto Ruiz Scholtes augura una decepción tras ‘el alivio de los buenos datos económicos en Estados Unidos y, por otro lado, la sensación de que Europa está trabajando’.

Hay que prepararse de cara a 2012, según el experto puesto que ‘Alemania va a tener el año que viene incluso inferior al 1%. Esas distensiones se empiezan a traducir en problemas en la economía real: el año que viene España e Italia estarán en recesión, mientras que Europa bordeará esta situación y Estados Unidos sigue creciendo por encima del 2%.’ Y, sin embargo, los últimos datos de crecimiento chino –cuatro décimas por debajo que el trimestre anterior, en el 9,1%- no resultan ‘nada preocupante. Esto es un efecto buscado por el propio gobierno para evitar una burbuja inmobiliaria. Veremos cifras más cercanas al 8% que al 9% y China va a seguir actuando como motor de la economía mundial.’

En cuanto a la posible rebaja del rating de Francia, dice el analista que ‘es un aspecto muy relevante puesto que Francia es una de las patas sobre las que se sostiene el ESFS’.

Y mientras hoy toca subasta. ‘El Tesoro está colocando la deuda sin mayores problemas, los tipos son razonables dentro de lo que cabe, así que esto habría que considerarlo como una corrección simplemente.’

Y comenzada la tanda de resultados empresariales, el analista considera que ‘el listón se ha ido bajando en los últimos meses. Seguimos viendo un deterioro en la rentabilidad de la banca, pero no creemos que vaya a marcar una tendencia negativa.’ Con lo que la recomendación para ‘estos momentos, pasa por pecar de cautos. Va a ser muy difícil que Europa consiga una solución definitiva y optamos por estar infraponderados aquí, no así en Estados Unidos. Mientras que el oro volverá a buscar máximos.El euro se moverá al son de las políticas financieras en Europa, el rango está bastante definido entre el 1,32/1,38 y el dólar volverá a perder terreno.’