REE sigue sobrevalorada, por lo que no aprovecharíamos los recortes para entrar en ella pues sigue habiendo falta de información acerca de cómo va a afectar el nuevo escenario tarifario, y esta incertidumbre puede trasladar todavía a precios y los rebotes son naturales después de las caídas que alcanzaron. Nos mantenemos al márgen.
El aspecto de fondo de las bolsas para la Zona Euro parece alcista. La inercia va marcada de noticias favorables en el entorno macroeconómico y también ayuda el escenario de los precios del crudo. Lo que más nos anima a pensar en positivo es el cambio en las preferencias de valores, de tipo value a tipo crecimiento, y la rotación de sectores hasta el de telecomunicaciones y asegurador que podría ser lo que lidere las alzas en la primera mitad del año.