Apertura tímida al alza de la principal bolsa del mundo. En una jornada en la que se ha dado a conocer que el PIB experimentó una contracción del 0,5% en el tercer trimestre tal y como se esperaba, frente al incremento del 2,8% registrado en el anterior. En opinión de Juan Carlos Castillo Montero, director de análisis de Capital Bolsa, “no ha habido ninguna sorpresa, el dato del PIB ha salido según las estimaciones”, por lo que “por ese lado está dentro de lo previsto”. Sin embargo, añade que “el resto de datos que han salido hoy han sido negativos, sobretodo las ventas de viviendas –las ventas de viviendas nuevas cayeron en noviembre un 2,9%, mientras que por otro lado las viviendas de segunda mano registraban una caída del 8,6%-”.  No obstante señala que “parece no sorprenderle al mercado estos datos negativos”, por lo que apunta que “quizás estemos en esa fase en la que los datos negativos no traen directamente perdidas en las bolsas, lo que puede ser una buena base para un rebote más consistente”. 
Respecto a todos estos datos, “no es que el mercado ya los había descontado, sino que parece ser que ahora mismo se centran en casos puntuales del sector empresarial”. No obstante, “hay un escenario base que todos aceptamos y que se trata de una recesión económica importante, y aunque no se está descontando una depresión, va a durar al menos dos trimestres”. Por lo que señala que ahora mismo lo importante será “mirar cómo este escenario macroeconómico va a repercutir directamente en cada compañía”. Ahora, opina que “la atención se centra en el sector automotriz, sobretodo en EE.UU, y lo más probable es que luego salte al sector de lujo, al de transporte, al de telecomunicaciones, etc…” Por lo que “será cada sector individualmente lo que tendremos que analizar y tomar las consideraciones oportunas”.

Ayer, ya también pedía un plan de ayudas el sector inmobiliario. El director de análisis de Capital Bolsa prevé que “no será el único”, ya que opina “es probable que al igual que se intentó ayudar al sector financiero y al automotriz, también lo pedirá el sector inmobiliario y otro tipo de sector”. No obstante el experto advierte que “la discrecionalidad en la aportación estatal de subvenciones va a depender de la repercusión que tenga ese sector sobre el resto de la economía”. Por lo que señala que “no va a haber una ayuda generalizada al resto de sectores, principalmente porque no existe dinero potencial”.

Respecto al consumo, “va a seguir empeorando sus cifras” y básicamente porque el mercado laboral “no ha tocado fondo”. Además señala que “es probable que acabemos con una tasa de desempleo de 6,5 o 7% y para el 2009 que llegue al 9%, y esto –sigue diciendo el experto- va a repercutir en que el consumo de los particulares baje de forma notoria”. No obstante añade que “será a partir de la segunda mitad del años cuándo se prevea fondo cuando se vea algún tipo de incremento en el consumo”. 

Con este panorama, “el mercado tiene ganas de subir y si no lo hace es porque los datos macroeconómicos y microeconómicos no son neutrales”. Si se cumple esto, y no hay sorpresas negativas en las próximas semanas “lo más probable es que durante el mes de enero tengamos subidas”. Eso sí, advierte el experto que serán “subidas coyunturales porque en esa primera mitad del año cuando se empiecen a materializar de forma efectiva esas quiebras ordenadas, la economía real dará todo su potencial pernicioso y provocará que el sistema financiero y las bolsas caigan de forma importante”. Por lo que, Juan Carlos Castillo Montero podría "tomar posiciones de mercado en índices generales de forma especulativa hasta la primera mitad de enero o febrero, vender todo para intentar evitar la caída que tendremos en los próximos meses” y ya después de verano “se podrán tomar posiciones con un carácter más de inversión”.