A pesar de la apertura alcista en Wall Street, tras conocer el dato de paro semanal y el ISM no manufacturero “parece que los mercados no están muy convencidos de seguir con la tendencia alcista y deciden tomarse un respiro”; según Eduardo Vicho, Codirector de EJD Valores. Este experto advierte de que “el S&P lucha por mantener el nivel de los 1.000 puntos y lo más llamativo es que tanto este índice como el Dow Jones se acercan al 50% de la gran caída”, desde los máximos vistos en 2008.
Niveles que se corresponden con los 1.120 puntos del S&P o los 11.400 puntos del Dow Jones. Vicho recomienda estar atentos porque “eso significaría el fin del rebote” y advierte de que el paro que se conocera mañana es clave pues seguimos viendo que paro y consumo son los dos grandes lastres”. No hay suficientes brotes verdes para pensar en una recuperación a corto-medio plazo.

Las ventas minoristas volvieron a descender en el mes de agosto mientras que las compañías siguen superando las expectativas de resultados. Pero “hay que recordar que ahora estamos en un proceso de liquidación de stocks para dar lugar a un segundo paso, que es una producción rentable”. El Codirector de EJD Valores admite que ahí es donde entra en juego el ajuste de la producción a la demanda que “tendrá un impacto directo sobre la tasa de desempleo”, algo normal en un proceso de reestructuración.

En el apartado empresarial, Sun Microsistems ha recibido – por parte de la Comisión Europea- una investigación sobre la compra de Oracle. Una operación que “parece que se le ha complicado”. Oracle podría ver aplazada la compra por las reticencias que ha mostrado la Unión Europea. Es un sector – admite Vicho- que está viviendo alzas importantes “sobre todo porque había sido uno de los que menos había tirado años atrás y por lo tanto, es momento para esperar a ver si esta operación se lleva a cabo y logra superar las trabas administrativas”.

Alcoa ha revisado al alza sus previsiones para la demanda de aluminio. Ayer su director general revisaba al alza las previsiones del conjunto del año debido al crecimiento que hay en China. En estos niveles “parece que la situación se está normalizando de lo que se está beneficiando las compañías de materias primas que habían estado castigadas”. La compañía “es una buena opción pensando en que los resultados superarán las previsiones”. Eso sí, insistiendo en que “una cosa es que se superen las previsiones y otra que sean rentables”.

La recomendación de este analista pasa por extremar la cautela pues “podríamos ver una corrección a corto plazo que nos puede llevar a niveles de 8.700 puntos” y partir de ahí, “tendríamos que tomar posiciones, siempre con stop loss ajustados”. Vicho recuerda que “no hay que tener prisa por entrar en los mercados”.