Vemos una cierta complacencia en el mercado con los tres grandes focos, China, Estados Unidos y Alemania demostrando que los últimos datos macro no son muy halagueños. El rebote era esperado e incluso en tiempo record hemos conseguido rentabilizar las posisiciones, con una volatilidad en niveles muy bajos. 
 
Pero los resultados empresariales de momento evidencian las revisiones a la baja y, evitando los cíclicos y automóviles, las expectativas son al alza.

Iberdrola. Prácticamente los resultados han estado en línea y sin grandes novedades. El Ebitda crece un 5,8% pero lo destacable siguen siendo las renovables, que crecen con bastante fuerza. La generación en la parte de clientes es la que ha drenado los resultados pero garantizando el pago del dividendo anual. Todo tiene su valoración e igual coge algo más de tracción.

El sector energético nos gusta más en compañías como Estatoil y Sars e incluso Repsol, tras la presentación estratégica. No somos contrarian pero cuando un sector cae, empezamos a echarle un vistazo. En el caso concreto de Repsol, la comunicación fue peor de lo que propuso en sí. La política de dividendo no consiste en garantizar el euro por acción sino el porcentaje de los beneficios que repartís entre los accionistas.

El sector bancario y farma están sufriendo. El bancario, el problema es que ya no compro un banco porque sea solvente – eso es una condición sine qua non – sino porque sean rentables. Ahora mismo estamos viendo unos ROEs raquíticos, los bancos tienen que rentabilizar sus activos y de momento, hay pocas opciones.

Ferrari. Es lujo. La colocación, como siempre, han hecho un marketing extraordinario. Sacan un 10% en la parte alta del rango, es la marca que tiene los mejores márgenes de todo el sector. FIAT ha sido un desastre, Chrysler también y empiezan las salidas a bolsa. Es muy interesante y con un “punch” especial, aunque sale en un momento complicado, es lujo.

Declaraciones a Radio Intereconomia