La bolsa siempre ha tendido a caer cuando este índice en particular ha repuntado considerablemente. El experto señala que debemos estar atentos.
El índice de volatilidad CBOE (VIX), siempre conocido como el “índice del miedo”, prococa siempre una ola de preocupaciones para los inversores cuando se encuentra por encima de 20. Aunque esos niveles no es motivo de alarma, muchos se preocupan por el consistente aumento como si una corrección viniese a visitarnos.

Y es que las últimas cinco ocasiones en las que el VIX se ha situado por encima de la cota de los 20 puntos, la rentabilidad media del S&P 500 ha sido de entorno al 5%, cuando ha avanzado un mes en el calendario.

El VIX, que se supone que es la estimación del mercado de la volatilidad futura en el S&P 500, tiende a moverse en la dirección opuesta a la de la bolsa. Eso significa que cada vez que el mercado se aleja (como lo hizo de nuevo a finales de septiembre y principios de octubre), el VIX se mueve hacia arriba por un periodo corto de tiempo.

En esta línea se ha mostrado Mark Newton, jefe de análisis técnico de Greywolf, cuando el vimos al VIX situarse por encima de los 21. "Si la tendencia está intacta y estamos en una tendencia alcista, a continuación, por lo general en cualquier momento se ven picos del VIX en más de 20, lo cual es un excelente momento para comprar acciones y vender el VIX”, asegura.

VIX index


Sin embargo, Newton no cree que esta estrategia de inversión sea duradera para siempre. "La tendencia para el próximo año podría ser mucho más volátil", explica. "Para el próximo año, espero ver una prueba de los 2.011 puntos con un VIX en torno a 40", señala.