Uno de los activos más recomendados por el consenso de cara al año que viene es la RV Europa, haciendo hincapié en algunos bluechips de los índices bursátiles de la periferia. Una posición que encuentra justificación por algunas casas de análisis en los bajos ratios de valoración que presentan los índices europeos, que en algunos casos y desde un punto de vista histórico alcanza niveles de PER cíclico no vistos en dos décadas. Un fundamento, el de bajas valoraciones, que considero insuficiente para justificar una posición direccional y más aún cuando se trata de un posicionamiento a un plazo de un año.
El estado natural del mercado es encontrarse en desequilibrio y que las valoraciones se separen de la media. Es decir, el año pasado las valoraciones eran atractivas igual que los fueron el año anterior y pueden continuar siendo baratas o más baratas el año que viene. De la misma manera, si las valoraciones son caras un año, lo más normal es que al año siguiente continúen siendo caras o tiendan a continuar encareciéndose. Si se fijan en el cuadro de más abajo, el S&P 500 alcanzó su CAPE promedio más bajo en la década de 1910 con una caída promedio del 3,5%. De la misma manera, el CAPE más alto se alcanzó en la década de 1990 con una revalorización promedio del 14,9%.
CAPE y revaloración media anual S&P 500 agrupado por décadas
 
                                   Fuente: irrationalexhuberance.com y elaboración propia
Unas valoraciones atractivas en términos históricos pueden continuar siéndolo el próximo año y aunque a largo plazo comprar barato o por debajo de la media es más rentable que hacerlo por encima de la media tampoco es una garantía de éxito.Plantearnos que la RV Europea es buena compra porque está barata es un error más aún cuando nos encontramos en recesión económica y el año que viene, según apunta el consenso de analistas, la cosa no pinta a mejor.
Sin embargo, en términos relativos la RV Europa si que se plantea como una buena oportunidad frente a otros mercados, en especial la RV EEUU, y siempre enfocando la operación a largo plazo. Por un lado nos encontramos al S&P 500 con CAPE que supera los 20 dígitos frente a los 12 dígitos que presenta el EuroStoxx 50, casi un 50% más cara. A la vez, la economía europea se encuentra cuadrando sus cuentas a largo plazo y la economía de EEUU no ha comenzado a hacerlo y esto pesará sobre los resultados empresariales. Por otro lado, la política monetaria en EEUU se encuentra exhausta mientras que en Europa, en especial en países de la periferia, queda margen para impulsar la economía con bajadas de tipos de interés.
En definitiva, pensamos que asistiremos a un mejor comportamiento relativo de Europa vs EEUU por un mayor margen de actuación de las políticas monetarias / fiscales y de unas valoraciones más atractivas. Comprar Europa y vender EEUU de forma simultánea se plantea como una posibilidad atractiva y con menor riesgo que comprar renta variable y asumir el riesgo direccional.
S&P 500, EuroStoxx 50 y diferencial
Fuente: VisualChart y elaboración propia