Aunque Mapfre es de los pocos valores que en lo que va de año acumula minusvalías bursátiles, lo cierto es que la acción no ha perdido, aún así, la directriz alcista de largo plazo.



Mapfre pierde en torno a un 3% este año. Incluso ha roto la correlación inversa que guardaba con la prima de riesgo. Esto podría asustar a muchos inversores y, lo cierto es que en el corto plazo la acción es bajista. De hecho, se juega el soporte de los 3-2,97 euros y, de perderlo, regresaría a mínimos anuales en 2,87 euros.

Sin embargo, si rebota en la zona de 3 euros, irá a buscar los 3,15 euros, zona donde ya se ha frenado hasta en tres ocasiones este año, aunque, de superarla, no encontraría paradas hasta los máximos anuales en 3,45 euros.

A pesar del panorama bajista de corto plazo, la tendencia de Mapfre sigue siendo alcista en el medio y largo plazo, como señalan nuestros indicadores premium. De hecho, no ha quebrado la directriz alcista que parte de los mínimos de septiembre de 2012 y el precio se mantiene por encima de la media móvil de 14, 40 y 200 sesiones.

Si desea estar al tanto del cambio de ciclo de Mapfre, apúntese a nuestras alertas premium.

mapfre