Después de un 2015 de caída en picado, el 2016 fue de recuperación y el inicio de este año apunta hacia los máximos históricos, con tan solo un obstáculo de por medio.
 
Mapfre firmó el 2016 con una revalorización del 25% y este año lleva una travesía plana, pues el retroceso de ayer se comió gran parte de lo avanzado en las primeras jornadas. Aun así, la situación técnica de Mapfre es muy positiva, pues tras haber superado el último retroceso de Fibonacci en noviembre, el precio se enfrenta a la resistencia de los 3,1 euros, que fueron los máximos del año pasado y el único obstáculo que resta a la aseguradora para alcanzar sus máximos históricos en 3,24 euros, completando así su vuelta en V.
 
Por abajo el soporte más relevante que encuentra el valor son los 2,60 euros, el 61,8% de Fibonacci, aunque tiene un soporte móvil en la directriz alcista que ha guiado los avances desde junio y que pasa por los 2,80 euros.


 
Los indicadores técnicos Premium muestran que Mapfre es un valor alcista, aunque el precio, tras el retroceso reciente, ha ido a apoyarse en la media de 14 sesiones. Sin embargo, a largo plazo el precio sí escapa por encima de la media de 200 sesiones, que pasa por los 2,33 euros.