Apertura con signo dispar en Wall Street que tras la indecisión se ha vestido completamente de rojo, a pesar de unos datos macroeconómicos que no han dado sorpresas. En opinión de José Luis Martínez Campuzano, Estratega en España de Citi, hemos visto “una apertura con titubeos, es cierto que los datos de crecimiento están en línea con lo esperado” pero “el desglose del PIB deja un mal sabor de boca”. Por ejemplo al observar –apunta el experto- “la perspectiva de lo que las empresas invirtieron en el último trimestre” aunque “el consumo se revisara ligeramente al alza”.
Para el analista, “en términos generales el 0,6% de crecimiento está en línea pero es obsoleto” y es que ahora el mercado fija ya su mirada en el primer trimestre del presente año. En lo que respecta a las peticiones de subsidio por desempleo, Martínez Campuzano reconoce que “son más bajas de lo previsto pero no han corregido las cifras de la semana anterior” y “se mantienen por encima de los niveles promedio del último mes”. Por lo tanto el balance general para el experto es que “se trata de datos negativos aunque estén en línea con lo esperado”. En el ámbito empresarial los resultados tampoco dan lugar a las alegrías y apunta el analista que “la semana que viene veremos resultados que probablemente no sean positivos” sobre todo “para el sector financiero”. “Barajamos que los resultados del S&P 500 se van a estancar –explica- mientras el mercado espera que suban”. En opinión de Martínez Campuzano, “se renuevan las tensiones en el sector financiero mientras el crudo sube, el dólar sigue débil” lo que implica que “la situación dista de ser tranquilizadora” y “nos encontramos con unos mercados que están casi un 7% por encima de los mínimos de la semana pasada” lo que por otro lado implica que “el mercado aguanta bien, tiene un soporte claro y por encima de los niveles mínimos de la semana anterior" explica el experto. En cuanto al consumo y las previsiones para este año, el Estratega de Citi mantiene que “para el primer trimestre esperamos un crecimiento por debajo del 1%” y “para todo el año del 0,5% y siendo optimistas porque el riesgo es que los datos sean peores”. La pregunta del millón para este experto no es ya si la economía estadounidense entrará en recesión o no, sino “cuánto tiempo va a estar en ella”. Para el experto “con las medidas que ha llevado a cabo la Fed, en términos generales la crisis financiera tal y como la hemos conocido toca techo” lo que “no significa que vaya a haber una mejora del mercado crediticio porque no la va a haber pero empeorar sería difícil”. “El hecho de que se mantenga la debilidad de la banca y de todo el entorno obliga a pensar que el escenario de recesión se va a mantener durante bastante tiempo y después pasaremos a un escenario débil”, apunta, “por tanto no hablamos de días ni de meses lamentablemente estamos hablando de uno o dos años de un crecimiento por debajo del 1% y con tipos de interés que pueden bajar al 1% tan pronto como en los dos próximos meses” El analista apunta a que “estamos hablando de un riesgo de crisis económica que esperamos que no se materialice” pero “estamos en un escenario bajista en las bolsas”. “La tendencia es bajista y no ha cambiado nada” y “los factores de base también siguen estando ahí: recorte de beneficios, tipos de interés más bajos pero para evitar la recsión, riesgo de inflación y un contexto de debilidad mundial”. Por tanto, “no ha cambiado nada y dentro de las fases bajistas también hay correcciones que ahora han sido muy violentas en el sentido de que estamos en mercados volátiles y en este momento dominados por comportamientos en grupo”. “Hemos visto movimientos al alza y al corto plazo, no sé si mañana o dentro de tres días veremos correcciones a la baja", matiza Martínez Campos. En cuanto a las recomendaciones, el experto apunta que “las telecomunicaciones es un sector interesante para mantener” así como “las materias primas que pueden subir a corto plazo” aunque “alcancen unos niveles que van a ser excesivos y preveamos que de aquí a final de año caigan sus precios”. Por tanto hay que mantenerse “claramente defensivos pero primando estos sectores”.