“En Wall Street ayer hubo caídas importantes, en parte propiciadas por los datos económicos y, en parte, or la desgracia de las explosiones en Boston”.

“Por un lado, hubo un dato de manufacturas de EEUU y el dato de PIB chino, ambos por debajo de lo esperado”. Además, “el dato de PIB hizo que cayeran las materias primas”.

En concreto, “el oro llevaba dos años de subidas y los mercados podrían estar interpretando que lo peor ya pasado, al menos en Europa, por lo que no es necesario que nos refugiemos en el oro”.

Con respecto a la caída del precio del petróleo, comenta que “se debe a las menores previsiones de crecimiento de China y EEUU. De hecho, el FMI tiene que presentar sus previsiones y, si cumplen los datos filtrados, se rebajarían las previsiones globales de crecimiento en una décima, así como las de EEUU y China, mientras que se mantendrían las de la Eurozona y Japón”.

Con este escenario, “el Ibex 35 parece que no va a poder con el reto de aguantar los 8.000 puntos, aunque podríamos encontrar un catalizado en los datos macro de EEUU de esta tarde”.

Declaraciones a Radio Intereconomía