La facturación de los fabricantes y grandes distribuidores de perfumería y cosmética caerá "como mínimo" un 5% en 2009, lo que supondrá un retroceso de cinco años para el sector, que finalizaría el ejercicio con unas ventas próximas a las registradas en los años 2004 ó 2005, según estimaciones de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa).
El responsable de Análisis de Mercado de la patronal, Óscar Mateo, indicó a Europa Press que la dependencia del sector sobre el consumo ha condicionado un año "que no se va poder levantar ni con una buena campaña de Navidad".

Respecto a este periodo del año, Stanpa pronosticó un pico de consumo propio de las fechas similar al de resto de sectores, salvo en el canal de lujo de las perfumerías especializadas, cuyo volumen de negocio en Navidad supone entre el 35% y el 40% sobre el total del año. Este medio de venta supuso en 2008 un 27,1% del negocio.

Según Mateo, a la crisis coyuntural se añade una situación de madurez del mercado en 2007 y 2008, año este último para el que la asociación partía con unas previsiones de crecimiento del 2%, y que cerró con una contracción del 1,15%, hasta situarse en los 4.864 millones de euros.

En el capítulo de previsiones, las perspectivas de futuro de Stanpa son negativas y estima que, aunque el próximo ejercicio el retroceso sea menor al presente, la caída de la facturación de los fabricantes puede situarse entre el 2% y el 3% en el mejor de los casos.

Así las cosas, Mateo consideró que el sector deberá esperar hasta 2011 ó 2012 para retomar la senda del crecimiento positivo, aunque advirtió de lo engañoso que podría resultar una comparación con un "año pésimo" como el presente ejercicio.

LA MARCA BLANCA CRECE HASTA EL 20%

En cuanto a la penetración de la marca blanca en el sector, Stanpa advirtió de un avance de la marca del distribuidor, que en el canal de gran consumo alcanza una cuota de mercado próxima al 20%.

Otra de las consecuencias de la crisis constatada por Mateo es el cambio en los hábitos de consumo de los compradores, que no sólo evolucionan según criterios puramente económicos, sino que también se producen modificaciones en la elección de productos.

"Si antes aumentaba la demanda de productos para tratar defectos estéticos, ahora se demandan productos para cubrir esos defectos, que se traduce en una caída de los tratamientos para el cuidado de la piel y en un aumento de la conocida como cosmética decorativa", subrayó.

Según las últimas cifras publicadas por Stanpa en su página web, esta asociación representa al 90% del sector con 220 empresas asociadas, que ocupan a más de 32.900 empleados de forma directa y 8.100 de forma indirecta.