Aunque los mercados emergentes cotizan con descuento con respecto a los desarrollados, el estratega del banco de inversión piensa que aún no es buen momento para entrar en ellos.
Los mercados de todo el mundo siguen convulsos por todo lo que está ocurriendo en Argentina con su divisa y el miedo a un posible contagio a otros países. No ocurre en el mejor momento, ya que desde que Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal (FED), alertaba en mayo de la posibilidad del tapering, pocas han sido las buenas noticias que han recibido estos mensajes.

Lo positivo

Por eso la mayor parte de los estrategas siguen recomendando infraponderar los mercados emergentes en sus carteras. Y eso que no todo es negativo. Así, los expertos de JP Morgan apuntan que desde 2011 los mercados emergentes “se han quedado por detrás de los desarrollados en un 40%”.

Esto ha permitido que estos mercados coticen con un descuento (en términos de PER) de alrededor de un 30%. Y esto además de que en estos momentos hay indicios positivos en estas economías.

Entre otros, que el comienzo del tapering no parece haber estar provocando fuertes ventas en los bonos Emergentes de momento como ocurría el pasado Mayo. Además, que los déficits por cuenta corriente de países como Indonesa, Brasil, Sudáfrica, India o Turquía se están estabilizándose. Todo gracias, según ellos, entre otras cosas a la caída de algunas de sus divisas en este último año, lo que les ha permitido mejorar su competitividad.

Además, en JP Morgan apuntan que “en las recuperaciones suelen tener una mejor beta que los desarrollados”.

Sin embargo, a pesar de los expertos de esta firma apuestan por seguir negativos ya que “los diferenciales de crecimiento no han mejorado a favor de los Emergentes”.

Por si fuera poco, la salida de flujos de dinero de estos países sigue siendo un problema, sobre todo si caen las reservas en divisas. Los analistas de JP Morgan explican que “la caía de los dos últimos años debería ponerse en contexto con el buen comportamiento de los últimos 10 años.

Además, muchos de estos países siguen sin resolver sus problemas estructurales, tal y como sucede en China, por ejemplo.

Por eso afirman que “la posibilidad de que volvemos a ver un escenario cono en de la segunda parte de los 90, en la que los emergentes no levantaban cabeza, no debe ser descartada.

Ese es el motivo por el que el estratega europeo de Renta variable de JP Morgan cree que todavía no es momento de comprar Emergentes vs Desarrollados.