El Ibex 35 terminó la sesión con un recorte del 0,44%, sin embargo el comienzo de sesión auguraba aún más pérdidas para el selectivo. La esperanza de la inminente aprobación del plan de rescate en EEUU amortiguó la caída del índice y en opinión de José Lizán, analista de Nordkapp “con todas las noticias que hemos tenido en el sector internacional con Fortis, Wachovia y sus rumores de quiebra y la ejecución de Washington Mutual, en otro entorno, hubiéramos visto una caída de 4-5%”. “Hoy el optimismo por el plan Paulson ha hecho que los mercados no se lo tomen dramáticamente”, explica el experto para quien “hay muchos intereses en que sea aprobado porque de no serlo sería una caída aún mayor de la que estamos viendo del sector bancario” por lo que “probablemente nos levantemos el lunes con ese plan aprobado”.
En el caso de que no fuera así, Lizán mantiene que “caería el sistema y provocaría un efecto dominó” porque ahora mismo” hay un problema de confianza, los bancos no se prestan dinero entre ellos en el interbancario y las inyecciones de los Bancos Centrales tienen un limite”. “Al final podría ser una caída provocada por el pánico bancario y las autoridades no quieren que se produzca esto”, matiza. “Verán qué activos compran y con ello pondrán un punto de inflexión en la situación porque creemos que los activos afectados tendrán un valor de más de 700.000 millones”, pero al menos si se aprueba el plan, “pondrán un precio a bonos aprovisionados que ahora tienen un balance cero y por tanto darán un alivio a esos activos de los bancos y a sus balances de cuentas”. “Eso aliviaría mucho al inyectar liquidez a los balances”, resume Lizán. Fortis fue la diana de los dardos envenenados de la desconfianza, “la desconfianza y los rumores pueden llevar a un banco a quebrar en un entorno actual”, apunta Lizán. “Los bancos sanos no prestan dinero y se han disparado los tipos interbancarios lo que asfixia a cualquier banco”. “Fortis ha salido ha decir que se fortalecerá más deshaciéndose de activos pero la desconfianza puede hacer que el banco quiebre” porque “la gente retira sus depósitos y nadie le presta dinero” por lo que “lo primordial es la confianza”. De hecho, “un rumor con mala idea y bien movido puede acabar con una entidad financiera”, recuerda el experto. De vuelta en nuestro país, Santader podría ser uno de los candidatos a aprovecharse de la situación y salir de compras. “Sale en todas las quinielas, salió como candidato a comprar WaMu, en Europa también y yo creo que es verdad que está en una situación mÁs solvente y más sólida”, explica el analista, aunque “hoy tiene efectos colaterales de la crisis y no será inmune a la misma por la exposición del 2% que tiene a Fortis”. “Si no compras ahora cuándo vas a comprar”, apunta Lizán y es que “el rival está desplomado y Botín aprovechará para posicionarse fuertemente”. “Hará una venta final de Cepsa que le dará liquidez y tomará posiciones en las gangas que se producen por la crisis y la falta de confianza”. En cuanto a Popular y la absorción que ha hecho de sus filiales, el experto apunta que “es una medida mas de reestructuración por la crisis” (...) “por su exposición al sector inmobiliario”. “Ya vemos sus números con un empeoramiento del balance –matiza el analista- y la exposición al ladrillo le pesa en la cuenta de resultados”, además por si fuera poco, “su tasa de morosidad aumenta”. Con este panorama, el analista recuerda que “es un momento crítico y no vale ni el análisis técnico ni el fundamental”. El experto explica que “hay grandes fondos que tienen posiciones en compañías”, por ejemplo en “Santander está JP Morgan que tienen una gran partida” además el banco norteamericano también “participa en Telefónica”. “Hay fondos y entidades que son accionistas de compañías y cuando necesiten liquidez desharán posiciones”. De hecho, “en España lo estamos viendo en las Cajas de Ahorro”, “seguirán deshaciendo posiciones para sanear su balance por lo que la mejor opción es estar en activos del mercado monetario y ni tan siquiera en liquidez por si hay una crisis a nivel español que esperamos que no la haya”. En resumen, Lizán mantiene que estaría fuera del mercado.