Lo más recomendable para los accionistas de Endesa es ‘esperar y ver’. Tenemos un mes y medio por delante para ir viendo cómo reaccionan los principales actores y en la medida en que se vea que el camino hacia la OPA sigue su curso tendremos un camino fijo, pero en caso de que haya complicaciones en el proceso creemos que sería incluso recomendable realizar beneficios.
Estamos en zona de máximos de difícil traspaso. En este momento pensamos que puede darse un movimiento de consolidación de cotizaciones sin grandes alzas a corto plazo, pero la tendencia de fondo es muy favorable y, más allá de que el mercado entrara en una espiral alcista, el fondo sigue siendo una buena inversión. Altadis se mueve al compás de los rumores de operaciones corporativas y en cuanto hay una compañía que no participa en los mismos, hay una lógica toma de beneficios. No es un sector especialmente recomendado por los analistas. El sector eléctrico sigue siendo el más positivo, pero pensamos que está en un momento muy especulativo. Sobre Endesa está todo decidido, no hay mucho que especular pero el movimiento que se pueda derivar de la toma de control de E.On sobre Endesa da alas a Fenosa e Iberdrola. Esto a la larga son bases para compras sólidas, teniendo en cuenta que son compañías que dan rentabilidades superiores al 3% y una vez que termine la especulación consideramos que habrá una recogida de beneficios. Lo más recomendable para los accionistas de Endesa es ‘esperar y ver’. Tenemos un mes y medio por delante para ir viendo cómo reaccionan los principales actores y en la medida en que se vea que el camino hacia la OPA sigue su curso tendremos un camino fijo, pero en caso de que haya complicaciones en el proceso creemos que sería incluso recomendable realizar beneficios. Seguimos apostando claramente por el sector bancario europeo pues reúne una conjunción de beneficios y valoraciones más adecuadas y se comportará mejor que el mercado.