Tenemos grandes incertidumbres pero la situación dista mucho “de la que teníamos en julio, con la actuación del BCE como un seguro que en cualquier momento se activará, lo que ha provocado que los mercado se tranquilicen”, explica Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4.
Lo importante ahora es que el dinero del rescate bancario llegue, haya unión bancaria o no. El hecho de que se haya aplazado hasta principios de enero implicará que en el entretiempo España tendrá una mayor cantidad de deuda pública “que simplemente será una anotación contable y que habrá que ver si cuando se ponga en marcha la Unión Bancaria, se puede pasar a Europa”.

Este experto admite en Intereconomia que “lo primero es que los rescates se lleven a cabo y segundo, que el BCE pueda comenzar a operar, aunque exige la solicitud de ayuda financiera de los países con determinadas conclusiones”.