Las ventas del sector de los videojuegos cayeron un 1,5 por ciento en 2008, hasta los 1.432 millones de euros, debido a la crisis económica y tras haber registrado un incremento del 50 por ciento en 2007, según los datos de la patronal del sector Adese. En una rueda de prensa para presentar los datos de 2008, el secretario general de Adese, Carlos Iglesias, destacó que España ha sido el único mercado europeo en el que cayeron las ventas en 2008, algo en lo que ha influido, además de la reducción del consumo que lastró la campaña navideña, el impacto de la piratería.
Según los cálculos de Adese, la piratería supone para la industria en España unas pérdidas de alrededor de 200 millones de euros.

En 2008 se descargaron en España alrededor de 28 millones de juegos de forma ilegal, prácticamente el doble de los que se vendieron, lo que afectó especialmente a las consolas portátiles.

Iglesias detalló que el año pasado el número de consolas vendidas cayó un 6 por ciento, hasta los 3,1 millones -por el descenso del 14 por ciento en consolas portátiles, que no compensó la subida del 5 por ciento en sobremesa-, y se vendieron 16,8 millones videojuegos, un 3 por ciento menos.

En valor, las ventas de consolas cayeron un 6 por ciento, hasta los 688 millones, mientras que los videojuegos para este tipo de dispositivos crecieron en el mismo porcentaje, hasta los 674 millones.

Iglesias quitó trascendencia a estos descensos en un contexto económico como el actual y tras los fuertes incrementos de años anteriores.

Además, añadió, en los dos primeros meses de 2009 ya se han registrado incrementos del 4 por ciento en valor y el 2 por ciento en unidades.

El ránking de juegos para consolas más vendidos estuvo liderado por tres juegos "sociales" de la consola Wii, de la compañía Nintendo.

Por otro lado, el sector de juegos para ordenador cayó un 16 por ciento, hasta los 70 millones de euros, mientras que las unidades vendidas cayeron un 21 por ciento, hasta los 8,1 millones.

En total, el mercado europeo de videojuegos creció el año pasado un 15 por ciento, hasta los 15.000 millones de euros, liderado por Reino Unido, Francia y Alemania, mientras que España mantuvo la cuarta posición.

En España, el consumo de videojuegos supone ya un 57 por ciento del total del ocio audiovisual, frente al 25 por ciento del cine, el 10 por ciento de las películas o el 8 por ciento de la música.

Iglesias destacó que el porcentaje ha vuelto a aumentar este año, a pesar de la caída de las ventas, por el impacto de la piratería y reclamó "medidas de Estado" para acabar con este "creciente fenómeno" que sufre la cultura digital.

Según los datos de la Federación Antipiratería (FAP), el año pasado se produjeron 28 millones de descargas ilegales de videojuegos y estuvieron disponibles 3.200 juegos ilegales en la red.

En 2008, la FAP realizó 264 inspecciones, 101 intervenciones y 245 investigaciones.