El escenario al que se enfrenta el Ibex 35 es bastante complicado “y ahora mismo es más difícil encontrar motivos que expliquen la subida del mercado, que encontrarlos para justificar el recorte”, en opinión de Alvaro Blasco, director de Atlas Capital. Da la impresión de que “el mercado está descontando unos resultados por encima de las expectativas” e ignora que vienen de mucho más tiempo atrás del que nos enfrentamos actualmente. Blasco señala que “las provisiones por temas de insolvencia han crecido de forma significativa” pero piensa que “en el futuro se incrementarán aun más, subiendo la morosidad y dañando a las entidades”.
Pero una de las que no parece dañadas es BBVA. Los resultados publicados son del gusto del experto de Atlas Capital que asegura que “un crecimiento cercano al 15% es un resultado espléndido”. La morosidad ha aumentado realmente poco, pero “tanto en BBVA como en otras entidades se incrementará a partir del segundo trimestre”, que será cuando de el salto cuantitativo significativo. Uno de los temas que favorecen la subida de Ferrovial “son los relativos a la operación británica de aeropuertos BAA”. Por una parte, la obligatoriedad de la administración de vender esos activos se neutraliza con el interés de varias compañía en la adquisición de los mismos. Esto, asegura Blasco puede ser “un punto importante para bajar su endeudamiento y por otra parte, para no vender a precios de saldo sino a precios interesantes”. La penalización de Iberia se debe tanto por la revalorización que viven los combustibles- “pues aunque tenga un porcentaje cerrado de suministros, le sigue afectando”, y por otro la crisis que “poco a poco irá haciendo mella en las vacaciones de la gente y podría reducir el nivel de ocupación de sus vuelos”. Las recomendaciones del experto de Atlas Capital pasan por grandes compañías, con bastante cuidado “con el tema inmobiliario en España y prudencia en bancos”. Estaría en Santander y BBVA, considerando que las eléctricas siguen siendo “un buen punto para protegerse del mercado”. En este grupo incluye a Iberdrola “que es una buena opción pues, aunque le otorguen precios objetivos por debajo de su cotización actual, ha publicado resultados extraordinarios y siempre queda la posibilidad de una operación corporativa”. Este experto asegura que en caso de una operación que venga de fuera será muy positiva para el accionista pero si es interior “se construirá una macro compañía que dará fortaleza a los accionistas”.