Nueva jornada de volatilidad máxima en los mercados.  El selectivo nacional ha pasado en diversas ocasiones del rojo al verde -como en la jornada del lunes-, aunque si algo ha marcado la jornada ha sido el posible estallido de la tensión en Ucrania. El Ibex 35 consigue salvar por la mínima los 10.100 puntos con una caída del 0,83%. 
 
La oleada de informaciones que se ha desatado en las últimas horas de la sesión ha devuelto la inestabilidad a las bolsas. Se está produciendo un cruce de comunicados entre los gobiernos ucraniano y ruso acerca de los movimientos de sus tropas al este del país y algunos corresponsales en la zona hablan, incluso, del inicio de una guerra civil. 

Esta situación ha virado al rojo a los mercados europeos que ceden posiciones en mayor medida que la bolsa española. La tensión se ha llevado por delante también la calma de Wall Street donde a la hora del cierre europeo sus tres principales indicadores cotizan con pérdidas, dejando al Nasdaq 100 como el peor índice del trío americano, con una caída del 0,75%. 

El denominado 'indicador del miedo', el índice VIX de volatilidad, se mantiene en los niveles del lunes, al borde de subir por encima de los 17 puntos. 

Mientras, un factor a tener en cuenta es el repunte del oro, activo refugio por excelencia, que se anota unas ganancias a esta hora que le llevan por encima del nivel de los 1.300 dólares la onza. 


Tensión en Europa
Atención a la situación del Dax Xetra en el que hemos visto unos futuros dejarse 100 puntos en una hora después de que se hicieran públicas las primeras noticias de un posible estallido de violencia en el este de Ucrania. "Todo lo que suene a ruido de sables, pone nervioso al mercado. Los periodistas de la zona dicen que se oyen disparos de armas automáticas cerca de la zona de Kramatorsk, en donde hay un aeropuerto militar y en donde un avión de combate ha realizado pasadas a baja altura no pudiendo aterrizar por haber recibido fuego separatista", comentaba José Luis Cárpatos, analista independiente y colaborador de Estrategias de inversión.

El índice germano es el más perjudicado de Europa, junto con el footsie MIB italiano que cede un 2,33%, dejándose en esta sesión un 1,8% que le lleva a perder la cota de los 9.200 puntos. 

Idéntica situación la vivida en la Bolsa de París donde su principal indicador, el Cac 40, retrocede otro 0,8% en el nivel de los 4.347 puntos. Por su parte, la Bolsa de Londres pierde en la sesión un 0,6%. 


Ibex 35
El selectivo nacional salva finalmente el nivel de los 10.100 puntos que ha llegado a perforar en la sesión con un mínimo intradía en los 10.071. Cierra con una caída del 0,83% hasta los 10.103 puntos. 

Las constructoras son las mayores perjudicadas de la sesión siendo, con diferencia, Sacyr el farolillo rojo del Ibex con un desplome del 5,84% hasta el nivel de los 4,40 euros por acción. FCC le sigue en la tabla con un recorte del 3,79%. 

Más allá del ladrillo el protagonismo se lo lleva la banca mediana que aparece en las últimas posiciones del Ibex 35 con serias caídas que hacen de Bankinter el mayor castigado, al ceder un 3,73%, en el nivel de los 5,41 euros por acción. Por su parte, el Banco Popular se deja un 2,87%; Bankia, otro 2,16%; el Banco Sabadell, un 2%, y Caixabank, un 1,99%. 

Entre los grandes valores financieros, BBVA es el más castigado nuevamente al caer el 1,41%, hasta los 8,72 euros por acción, mientras que el Banco Santander se deja un 1,06%. 

Pérdidas para Telefónica del 0,52%, en 11,58 euros; así como para Iberdrola que termina sobre plano, con tímidas caídas del 0,06%. 

En verde cierran ocho títulos encabezados por otra constructora como es ACS que se anota un importante repunte -considerando el entorno- del 3,56% que le sitúa en los 29,51 euros por acción. Amadeus, con una subida del 1,07%, y Enagás, que suma otro 0,87%, cierran el triplete ganador. 


Divisas
El euro/dólar mantiene el nivel del 1,380 como inició la sesión. 


Mercado de deuda
Visto mínimos a lo largo de la sesión la prima de riesgo vuelve a subir ligeramente al cierre a raíz de la tensión desatada en el este de Europa. El riesgo país español se coloca en los 161 puntos básicos, idéntico nivel del registrado ayer. 

El bono español a diez años cede posiciones hasta el nivel de 3,094% de rentabilidad exigida.