La operación de ABN Amro ha dado un giro inesperado al llegar a un acuerdo de fusión entre BSCH, Royal Bank of Scotland y Fortis que es valorada positivamente por Juan Mesa, Director de inversiones de Calyon Banca Privada. El analista ve interesante el posicionamiento del Banco Santander en Italia y Brasil y "el mercado lo asimilará perfectamente".
Hoy se ha visto en el mercado el nivel psicológico de los 15.000 puntos, pero todavía habrá que ver si los rompe con fuerza, es decir, llegar hasta los 15.100 puntos como mínimo y con un fuerte volumen. Venimos de cuatro semanas consecutivas de subidas fuertes y en una corrección de golpe seco y de bajada profunda lo más lógico sería que la subida hubiera sido gradual. Esto no ha sido así pues hemos subido 1.500 puntos pero estamos con que las causas que han propiciado las caídas todavía permanecen y en cualquier momento pueden volver y por otra parte, se mantienen las operaciones corporativas. Mientras la intensidad de las operaciones siga como está en todos los sectores importantes de la economía europea, seguirá la tendencia alcista. En cierto sentido la operación de Endesa ha dañado la imagen de España como país intervencionista y eso nos puede “pasar factura” en el medio plazo. ABN hemos visto un giro inesperado porque la operación de Barclays se queda de lado y esta operación es distina a la anterior entre BSCH, Royal Bank of Scotland y Fortis. Se habla de un consorcio que se une para trocear al banco y quedarse con la parte más interesante. Para BSCH valoramos bien la operación, se trata con quedarse con la parte de Brasil, Italia que le interesa posicionarse ahí y son 20.000 millones de euros financiados con una ampliación de capital que el mercado asimilará perfectamente. Fortaleza del euro, estamos viendo un proceso que continua en el tiempo y por tedencia no descartamos niveles 1,37-1,38, la clave está en los tipos de interés y el estrechamiento del diferencial de la curva de tipos. Tarde o temprano la FED bajará los tipos y seguirá estrechándose, esto unido a todos los desequilibrios de la economía americana nos hace tener una opinión negativa con el dólar.