La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) estimó hoy que la subida del IVA proyectada a partir de julio, del 16% al 18% en el tipo general y del 7% al 8% en el reducido, podría costar alrededor de 290 euros al año a cada familia si las empresas deciden repercutirla en los precios. Los cálculos de la asociación se basan en el gasto medio por hogar publicado en la última encuesta sobre presupuestos familiares del INE, que ascendió a los 31.953 euros en 2008.