Apertura en positivo para Wall Street después de vivir ayer un día más una sesión de recortes. En opinión de Eduardo Vicho, co-director de EJD Valores, “se veía venir el rebote en los movimientos de las divisas y además el mercado descuenta un recorte de tipos”. Para el experto, “la FED los podría dejar en un punto o incluso en el 0,5% de aquí a fin de año”. Vicho matiza que “ vemos un rebote que comparado con las caídas de ayer hace que el mercado recupere casi ese terreno perdido” pero es “un rebote técnico así que mucho cuidado porque la confianza del consumidor ha caída a niveles históricos”. De hecho se sitúa en “los 38 puntos y se esperaba que se situara en el entorno de los 52”. La lectura que hace el analista de este hecho es que “la desconfianza va a ir en aumento, veremos dónde toca suelo” porque “falta transparencia, hay problemas en el sector financiero y el punto de inflexión serán las elecciones norteamericanas” en las que por cierto, “Todo apunta a que ganará Obama”.
También se conoció, en el plano macroeconómico, la caída del precio de la vivienda en el mes de agosto. Para este analista “al igual que ha pasado en España parece que el sector inmobiliario no ha tocado fondo, en el corto plazo no vemos suelo”. “Tendría que tocar suelo antes del comienzo de la recuperación de la crisis”, explica, una recuperación que “podría durar incluso años y sobre todo hasta que no sepamos dónde esta el suelo será imposible contabilizar algunos de los activos tóxicos que presumiblemente comprará el Gobierno”. 

Hoy el sector automovilístico se erige también en protagonista del comienzo de sesión, “en el caso de General Motors y la posible fusión con Chrysler que podrían haber recurrido al Tesoro para que apoyara la fusión, es preocupante por los problemas que atraviesa el sector aquí y en Europa y está lejos de tocar suelto”. Vicho recuerda que “vemos las caídas de ventas incluso en Asia donde Toyota y Honda presentaron resultados peor de lo esperado”, incluso “Honda sufre un recorte del 41% en sus ventas” por lo que “Habrá operaciones de consolidación –apunta el analista- y veremos como muchas compañías desaparecen del panorama”. De este modo, “a partir de ahí habrá que partir de cero”, resume el experto.

A tenor del inminente recorte de tipos los expertos no descartan un posible rebote, si bien “sería precipitado entrar en bolsa cuando la volatilidad es patente y el riesgo es muy alto”. “No sería descartable un rebote –matiza Vicho- después de ver las caídas verticales y apoyado en la excusa del recorte de tipos podría ser un rebote de magnitud importante pero mucho cuidado porque los rebotes son para vender más que para comprar”. En el caso de que el inversor tenga “un perfil agresivo y para el corto plazo ahora es buen momento, vemos niveles de sobreventa extremos y apostaríamos por un rebote a corto plazo aunque si perdemos los mínimos anteriores hay que deshacer posiciones”. Para Vicho, “debido a que las caídas han arrastrado a la mayoría de los sectores, con vistas especulativas cualquier cosa puede dar dinero en el caso de un rebote generalizado”, pero “Si tuviese que apostar por un sector sería el tecnológico que parece que no tiene una importante exposición al riesgo, pero compremos lo que compremos si hay un rebote podremos sacar plusvalías”, resume el analista.