Desde que entrara en el Ibex 35 este verano, la cotización de Meliá Hotels se ha movido en un estrecho rango lateral en torno a los 11 euros. Esto imposibilita que supere la directriz bajista de largo plazo.
 
Meliá Hotels se incorporó al Ibex 35 a comienzos de agosto y, desde entonces prácticamente no se ha movido de la zona de los 11 euros. Este lateral ha llevado a la imposibilidad de que supere la directriz bajista de largo plazo que nació en los máximos de julio de 2015 y que pasa por los 12 euros.
 
Así pues, el precio está pivotando en el retroceso de Fibonacci del 61,8% y la clave está en que supere el siguiente retroceso de Fibonacci en los 12 euros.


 
Esta lateralidad también ha conllevado el aplanamiento de las medias y a que Meliá haya perdido la tendencia alcista de medio plazo al situarse la media de 40 sesiones por encima de la de 14 y el precio, como se puede observar en los indicadores técnicos premium.