Los agentes de la Guardia Civil dejarán de retirar a partir del próximo 1 de mayo el permiso de circulación de los vehículos a los que sorprendan circulando con la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) caducada, como se hacía hasta ahora, aunque mantendrán la multa de 150 euros e inmovilizarán el vehículo en caso de que no se pase la inspección en un plazo de 10 días.