La caída de Repsol se ha debido a la bajada en los precios del petróleo hasta los 56 dólares así como por ser una de las compañías que más ha subido en los últimos días. Es lógica una toma de beneficios, pero es una de las compañías más baratas del Ibex.
En el corto plazo la bolsa puede caer algo más, de hecho hay consenso en el mercado de que tiene que haber un recorte. La subida ha sido muy vertical, en su mayoría por la OPA de Endesa y la toma de posiciones de las constructoras que explican el 80% de la subida que ha tenido el Ibex en septiembre. En un contexto como el actual, en el que estamos asistiendo al fin de la tendencia alcista de tipos de interés en EEUU, es lógico que haya una toma de beneficios.