Es una de las presentaciones que hay en Madrid en las últimas semanas, se ha reunido a cuatro de los mejores gestores de la bolsa española. Al menos a lo que rentabilidad de sus fondos se refiere. Y la conclusión ha sido clara: sí Europa para 2016, sí renta variable y tener claro que la economía va más allá de la política, con lo que las elecciones no servirán como elemento desestabilizador de los mercados.
Bajo el título de “El reto electoral español y los mercados financieros”, se ha celebrado en Madrid una conferencia que ha tenido como principal conclusión que las elecciones españolas, más que ser un reto para la economía, apenas tendrá relevancia en la misma. Y menos para los mercados financieros. Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Getsión  reconoce que la economía va más allá de la política y “las empresas se adaptan bien a diferentes entornos políticos. Cualquier combinación que haya, disruptiva no será”.

El gestor de Cartesio, Álvaro Martínez, reconoce que “si se analiza la bolsa española en período electoral, ha sido un pésimo juez de los resultados electorales”. Y para muestra, este experto recuerda las penalizaciones que experimentó el mercado nacional cuando se hablaba de un cambio en la época de Felipe González, Aznar o Zapatero que posteriormente se saldaron con beneficios de más del 20% e incluso multiplicaron por entre 3 y 9 veces su valor. Esto pone de manifiesto que “en una sociedad rica, con un entramado económico muy complejo, la capacidad política para hacer tonterías es limitada”. Y Grecia, es un ejemplo de ello.

Pero ¿cómo se ve desde fuera? Víctor de la Morena, de Amundi reconoce que en las reuniones del comité de inversiones de la gestora este año “como representante de España he sido el más popular, durante seis meses la preocupación ha sido máxima, y desde las elecciones catalanas el tema electoral no es un riesgo”. El mundo internacional ha quitado importancia y riesgo a lo que podía ocurrir y creemos que el resultado no será disruptivo.

Preguntados por cuál sería la petición que le harían al gobierno que legisle en los próximos cuatro años, el experto de GVC ha reconocido que lo que más daño hace a la economía es la subvención bancaria. “Acabar con los créditos fiscales garantizados a la banca porque el auditor, al ser garantizados, los da por buenos sin entrar a valorar si se impagan o no, lo que hace que la banca siga arrastrando los problemas de la burbuja inmobiliaria”.

“Hay que liberalizar de verdad, para lo bueno y para lo malo. Abrir la economía puede penalizar a corto plazo pero a medio y largo plazo, da salud”

Un problema que, prosigue este experto, es para los bancos, porque deberían reestructurarse y es para la economía, porque todas las burbujas tienen un denominador común: todas son graves y el impacto mayor o menor dependerá de la recapitalización de la banca. Nosotros estamos en un proceso de lenta recapitalización de la banca.

El experto de Amundi dirige su petición hacia la bajada de impuestos y el incremento de la flexibilización económica. “Ya hemos visto el lado malo de la flexibilización laboral y que no se nos olvide que sin consumo no se llega a ninguna parte”. En este punto, el de la flexibilización, coincide Gonzalo Lardíes, gestor de Alpha Plus quien reconoce que a menudo “se nos llena la boca con liberalizar y ser flexibles y hay muchas empresas con un bajo nivel de competencia y competitividad. Me gustaría que alguna constructora internacional extranjera entrase en España”. Este experto reconoce que hay que liberalizar de verdad para lo bueno y para lo malo, abrir la economía pues ser eficiente penaliza a corto plazo pero a largo plazo, da salud”.

El gestor de Cartesio reconoce que propuesta como la de Ciudadanos del Contrato Único “me parece fantástico y, si el acompaña una reforma que va en línea con la liberalización de la economía. Somos una economía de poco valor añadido y la deflación es clave. Este experto también cambiaría las comisiones pues estamos ante un sistema de pensiones de reparto que está quebrado y no hacen nada, con lo que la reforma de las pensiones es fundamental. “Cuando la gente habla de sistema de pensiones de otros países, los activos alcanzan el 105% del PIB. En España, no llega al 15%”.

Teniendo esto en cuenta ¿cuáles son los sectores o valores que recomiendan para 2016?  Gonzalo Lardíes recuerda que el principal problema del mercado español es que los bancos son el 40% de los beneficios y el 33% de la capitalización. Hay muchas carencias en el sector en cuanto a rentabilidad y solvencia. “Si salimos del Ibex, hay que rebuscar pero son compañías que han pasado malas épocas con el recorte de la financiación y que ahora están en un entorno donde la mejora de la competitividad está empezando a llegar. En este sentido hay muchos pequeños valores que lo vienen haciendo bien con lo que buscaría en small y mid caps”.

La renta variable europea es el activo que recoge las virtudes del mercado actual. “Estamos en un ciclo muy favorable y, salvo algún componente del sector exportador, todo es favorable a la renta variable europea”. Si a eso añades el factor Draghi, más liquidez en el mercado, el sector que más se verá favorecido es el Real Estate. En España es clara la evolución de las Socimis.

“La regla de Taylor aplicada a la economía estadounidense habla de que los tipos de interés tendría que estar en el 3%”

El experto de Cartesio reconoce que en un entorno de represión financiera, cualquier flujo de caja estable que crezca un poco será bien recibido. Las Socimis, en este sentido, actúan como un bono. Además, entre sus apuestas estarían valores como Inditex, Amadeus, Iberdrola o ACS, compañías que puedan crecer sin apoyo.
Eso sí, el mundo empezará a cambiar cuando Estados Unidos suba tipos. “El mundo cambiará de tipos ajos a tipos en ascenso”, reconoce Jaume Puig, director general de  GVC Gaesco Gestión. De hecho, la regla de Taylor aplicada a la economía estadounidense habla de que los tipos de interés tendrían que estar en el 3%. En Europa, la inflación subirá y, si se suben tipos en tres años, los sectores que darán más rentabilidad serán pequeñas compañías, sectores cíclicos – turismo y tecnología – y sector bancario, pero no doméstico español. Este experto cree que los sectores más defensivos, como inmobiliario, se quedarán atrás porque tiene un componente bono cuando bajan tipos pero cuando suben es al revés.