Tras el festivo de ayer en Wall Street, por la celebración del Día de Acción de Gracias, el mercado americano recobra la actividad y lo hace con recortes, en una sesión en la que la bolsa estará abierta sólo media jornada. Una jornada huérfana de datos macroeconómicos de relevancia –sólo se conocerá la masa monetaria semanal- y que se conoce con el tradicional nombre del “Black Friday” que supone el pistoletazo oficial a la campaña de Navidad. “Sesión apática” para José Miguel Moreno, director de Infosel que explica “llevamos cuatro días de ganancias en el Dow Jones de Industriales. Ganancias que le han llevado al nivel de los 9.000 puntos, después de que Obama anunciase a los miembros de su equipo y después del rescate de Citigroup. Ganancias –asegura este experto- que han acercado al Dow a los 9.000 puntos”
Según explica Moreno, “la sesión de hoy será apática. El viernes negro no tiene pinta de ser tan boyante como ha sido durante otros años. Las ventas este día está previsto que suban un 1,2% lo que supondrá el año más flojo desde 2003. Una gran parte de las ventas de los minoristas –añade- dependen de la campaña de navidad. En caso de que el consumidor americano no compre se corre el riesgo de que haya más bancarrotas”. La otra razón de esta apatía de sesión “es que después de cuatro días de avances habrá recogida de beneficios. Además, estamos ante una sesión más corta y podemos ver por tanto poco movimiento y pocos cambios”.

Última sesión además de noviembre. Para el mes que viene, la perspectiva no es positiva. “Creo que será un mes complicado porque veremos datos muy malos. La clave: el dato de paro del próximo viernes que será crucial para definir cómo será el mes. Posiblemente –asegura Moreno- veremos una destrucción de 300.000 puestos de trabajo. Este indicador nos dirá cómo de grave es la recesión”. 

Caída hoy del mercado americano pero no así de GM y de Ford que repuntan con fuerza en la apertura casi descontado que llegarán las ayudas. “Todo depende –asegura el director de Infosel- de lo que decida el Congreso, pero es ineludible que se rescate al sector automotriz (…) Se habla de riesgo sistémico para salvar a las financieras pero también hay riesgo sistémico en dejar caer al sector automovilístico”.

En cuanto a recomendaciones, este experto recomienda “estar pendientes de los rebotes para intentar cazarlos. Para un inversor más conservador, lo mejor es estar fuera de la bolsa y en activos más seguros como los bonos del Tesoro y la renta fija”