Inditex, a pesar de subir un 2,3% tras presentar sus resultados, no cambia el escenario correctivo de máximos decrecientes en que se mueve desde principios de mayo, ya que sólo hablaríamos de anulación del escenario por encima de los 31,25 euros.
El rebote bursátil se está produciendo de forma estructuralmente muy tímida ya que los movimientos ascendentes no consiguen despegar y ello genera dudas que conducen a cancelaciones. La principal referencia del mercado es el mínimo del IBEX de la jornada de ayer y todo movimiento por debajo del mismo aceleraría las correcciones y favorecería un nuevo tramo a la baja.