Con lo que pasó con el Brexit y con Donald Trump vimos muchas caídas y luego recuperaciones, con lo cual podría haber oportunidad. Creo que no será tan grave el asunto. Incluso ayer se rumoreó la compra de la deuda de Italia por parte del BCE.
 

Hemos aprovechado para tomar posiciones en Italia en los últimos días y el mercado lo ha penalizado con muchas caídas.

Estoy sorprendido con Royal Bank of Scotland, pero también con Stnandard Chartered y Barclays, después de suspender los test de estrés. No son buenas noticias aunque hay que reconocer que el entorno ha ido cambiando y la macro se ha ido modificando. Veníamos a un año vista de recortar las estimaciones de beneficios del sector bancario europeo. Hay una serie de factores que podrían darnos al optimismo.

Seguimos muy vendedores de Lufthansa. No hay forma de atajar el tipo de huelgas que tiene. Es una compañía mal gstionada y por eso tenemos una recomendación vendedora. Todo dependerá de los precios del crudo. Insisto, para mí es mucho más negativo la falta de visibilidad de la compañía en sí.
En este caso la gestión de IAG es mucho mejor, e incluso la distribución geográfica. El precio de crudo le afecta, pero es una compañía bien gestionada. Si las expectativas del sector son más positivas estaremos más largos en la aerolínea española.

Declaraciones a Radio Intereconomía