“Los mercados habían subido mucho por la gran liquidez inyectada por los bancos centrales y ha bastado que la Fed confirmara que en algún momento retirará los estímulos para que los mercados corrijan”.


“Los índices ya acumulan caídas del 10% desde máximos. También de los bonos, como el español, cuya rentabilidad ha pasado del 4% a 4,85%. Habrá que esperar a que se asienten los mercados, aunque en el corto plazo tendremos turbulencias”.

“Hay que tener en cuenta que parte de lo que estaba invertido era de forma apalancada y, ante el temor de que se reduzca el dinero disponible, ha habido una huida de los mercado en los que más dinero se había invertido, como en los mercados emergentes y en la deuda de mayor calidad. Si tomamos con una perspectiva de largo plazo, pueden ser oportunidad de compra, pero a corto habrá incertidumbre”.

No obstante, Sánchez Quiñones recuerda que “si comparamos la situación actual, con hace un año, cuando el tipo de interés del bono español llegó al 7%, simplemente, estamos mejor”.


Declaraciones a Radio Intereconomía