Los expertos de la unidad de banca de inversión de Goldman Sachs lo tienen claro; los años que tenemos por delante no van a estar dominados por las altas rentabilidades, ni mucho menos. Como explican muchos analistas la situación actual marca el camino a preservar el capital, algo que entra en el ADN de las grandes fortunas.
 
En el último informe de Goldman Sachs para sus clientes de Estados Unidos se habla mucho sobre la situación actual de Wall Street. Recuerdan que el actual bull market del S&P 500se ha convertido en el tercero más largo y más rentable de la historia.  En concreto, dura ya 81 meses y acumula una rentabilidad total de más de un 240% desde el 9 de marzo de 2009.

Duración bull markets

 
Con todo, explican que no ven un periodo de recesión en el corto plazo en Estados Unidos y recuerdan que durante esta recuperación, Estados Unidos se ha convertido en uno de los principales productores de petróleo y gas licuado del mundo. Además, apuntan que el sector privado del país se ha desapalancado significativamente y que el sector público ha reducido su déficit desde el 9,8% hasta el 2,5%. Por eso consideran que hay que seguir invirtiendo en el país, aunque no solo.
 
“Hay dos razones por las que nuestra recomendación es la de seguir invertidos. La primera es por valoración, ya que creemos que es demasiado pronto para infraponderar Estados Unidos. La segunda es que creemos que las alternativas no ofrecen una buena ecuación de riesgo rentabilidad”, dicen. Para la renta variable de Estados Unidos esperan una rentabilidad del 3% este año.
 
“Esto palidece con la rentabilidad del 1% que esperamos para el efectivo y las rentabilidades negativas que prevemos para la renta fija de calidad. Los mercados desarrollados más allá de Estados Unidos también proporcionarán rentabilidades atractivas, aunque las asignaciones deberían ser limitadas”, dicen en el informe.
 
Así, esperan subidas modestas en una cartera de perfil moderado y bien diversificada. Con todo, apuntan que habrá que seguir vigilando los diversos riesgos que existen en los mercados en el momento, tanto económicos como geopolíticos. En el siguiente gráfico puede observarse la rentabilidad que esperan para los diferentes activos financieros en los próximos cinco años.

Rentabilidad activos

 
Esta sería la cartera moderada y bien diversificada de Goldman Sachs para sus clientes de grandes patrimonios:
 
Sobreponderar moderamente el dólar.  Creen que aunque la mayor parte de la subida de la divisa americana ya se ha producido, sí que podría haber revalorizaciones adicionales debido a las divergencias con algunos otros bancos centrales del mundo.   Por eso han reducido ligeramente su posición de sobreponderarla frente al euro, ya que solo esperan un alza de un 6% del USDEUR a partir de ahora.  Por otro lado han eliminado la recomendación de sobreponderar la moneda Americana frente al yen.

Sobreponderar el high yield. “Aunque hemos reducido la asignación desde e el 7% en mayo de 2009 del 7% hasta el 4,5% actual en agosto del año pasado, aun mantenemos posición en este activo”, dicen en la firma.

Sobreponderar modestamente a los bancos americanos. Esperan que la subida de los tipos de interés pueda mejorar el margen de intermediación de las entidades financieras del país. Además, explican en la firma que en los últimos meses se ha acelerado la concesión de créditos y las valoraciones resultan atractivos. De hecho, creen que este año veremos rentabilidades de doble dígito.

Renta variable europea. Apuntan que “la renta variable del viejo continente ofrece rentabilidades atractivas que podrían ir desde el 8% del Reino Unido hasta el 12% del
Euro Stoxx 50”. Por si fuera poco, los dividendos son atractivos, la valoración es favorable y el QE del BCE actuará como viento de cola.  Es más, “específicamente recomendamos asignaciones a la bolsa española y al Euro Stoxx 50”, eso sí, cubriéndose la divisa.


Bancos japoneses. También apuestan por dedicar algo del dinero a bancos japoneses, que están muy infravalorados con respecto a sus niveles históricos.

Renminbi.  Creen que el Banco Central del país seguirá devaluando y esperan una depreciación de entre un 5 y un 7% este ejercicio.

Activos emergentes. Más que invertir, por lo que apuestan en el banco es por reducir aún más su presencia en estas zonas este año.
 
En el banco recuerdan a sus clientes que esta sería una cartera tipo en un entorno en el que no se avistase una recesión en Estados Unidos en el plazo de dos años.
 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Los tres billonarios que están apostando fuerte por el oro”
“Warren Buffett le da estos consejos para preparar su jubilación”