Aunque la tormenta que se está viviendo en Europa y en la que todos los mercados tienen la vista puesta, también hay algo de hueco para la reforma del sistema financiero en Estados Unidos. Y es que el secretario de EE.UU. defiende la aplicación de un impuesto a las grandes entidades financieras del país para que los contribuyentes no tengan que pagar las ayudas que se les ha dado.
En este contexto de regulación financiera, Sara Pérez-Frutos, directora de Dracon Partners, asegura que “ya ha llegado la hora de que los bancos hagan esfuerzos, ya que además este sector es de los pocos que es capaz de generar enormes beneficios”. Además -continúa- “una economía no puede prescindir de los bancos y por eso no se les pudo dejar caer para que no colapsara todo el sistema”.

Los resultados empresariales siguen conociéndose a ambos lados del Atlántico, unas cuentas que esta experta define como “muy buenos comparados con el trimestre anterior”. No obstante, ante toda la incertidumbre que se vive en los mercados, “ahora todo el mundo se está refugiando en el dólar y los resultados empresariales y macroeconómicos pasan a un segundo plano”. “Hay mucho miedo e incertidumbre ante las economías europeas y el papel del euro, ahora Europa de cara al exterior, se está resquebrajando poco a poco”.