Hay que moverse con cautela y si hay que apostar se haría en el sector bancario europeo, en el de materias primas como en las petroleras y el industrial. Pero a muy corto plazo, estaría más cómodo con una leve corrección del mercado del 2 ó el 3%. Los resultados se esperan muy positivos, pero no hay que bajar la guardia porque ya los de Alcoa muestran que pueden ser peores de lo previsto.
Estamos confusos. Desde septiembre nos mostramos escépticos con la situación, pero este estado ha pasado ya al de incredulidad. Seguimos fuertes aunque con riesgo de ruptura a la baja del euro. Los precios de las comodities se mantienen estables con el crudo a la baja tirando del mercado. Por otro lado, los tipos de interés a largo plazo han subido con fuerza y esto se ha constituido como uno de los factores determinantes de las alzas bursátiles estivales. No obstante, a pesar de estas subidas, el escenario económico es mejor del previsto para EEUU favorecido por los precios del ‘oro negro’ a la baja.