En apenas un mes, la bolsa americana entrará en su octavo año de fase alcista, algo a lo que la terminología anglosajona se refiere como Bull Market. En estos momentos, son muchos los expertos los que recuerdan las altas valoraciones son excesivas en Wall Street. Tanto es así, que algunos alertan ya de la posibilidad de que esta burbuja estalle.
 

Uno de estos expertos es el colaborador de MarketWatch, Mark D. Cook, acaba de publicar un artículo en este medio en el que alerta de esta posibilidad. Explica el columnista que “el mercado americano en estos niveles refleja una combinación de alta demanda, alta complacencia y mucha avaricia. Las acciones –dice- están claramente en una burbuja y como todas las burbujas está a punto de explotar”.

En su opinión esta burbuja tiene muchas similitudes con otras que se han producido en los mercados con anterioridad. Hace referencia Cook a las subprime que llevaron a la gran crisis de 2008. “En aquella ocasión –explica- la fuerte demanda de vivienda superó la oferta. La gente pedía prestado más del 100% del coste de  la compra usando fórmulas de financiación tan creativas como no se había visto jamás en el mercado de crédito americano”.

Apunta Cook que “la Reserva Federal ha creado un entorno de bajo –casi inexistente- rentabilidad de los clientes de la banca y este proceso ha roto la mentalidad de ahorro que había sido uno de los pilares de la sociedad americana”. Cree el experto que esta falta de retornos ha hecho que los ciudadanos busquen otras fórmulas más arriesgadas para situar su ahorro, y entre ellas se encuentran las acciones. “La generación de ahorradores se ha visto forzada a invertir en renta variable en la que no tienen mucha fe y usarán la primera oportunidad que tengan para volver a fórmulas tradicionales de ahorro cuando puedan”, alerta el columnista.

Por otro lado, el experto cree que en estos momentos hay varios signos que apuntan a una burbuja dentro del propio mercado: 

Indicador CCT, que es una medida del NYSE en la que se tiene en cuenta la participación de los inversores institucionales, la duración de los grandes paquetes durante los periodos de subida y otros ratios.  “La suma de todas estas medidas muestra  el menor ímpetu alcista de la historia, menor incluso que antes de la crisis financiera de 2008”, afirma.

Debilidad de la volatilidad medida por el VIX. Recuerda este experto que este índice lleva mucho tiempo con lecturas inferiores a 10. En su opinión, cuanto más persista esta situación, mayor presión bajista habrá en el mercado.

El tercer factor es que el S&P 500 lleva más de tres meses sin caídas superiores al 1,5%, el mayor periodo de la historia , lo que implica un peligro inminente. El experto concluye con un “las burbujas estallan”. 

Precisamente en relación con este punto, los expertos de Bespoke Investment acaban de publicar una nota en la que recuerdan que desde las elecciones de noviembre no ha habido ni un solo día en el que el S&P 500 haya caído más de un 1%. “De hecho, habría que remontarse a un mes antes de las elecciones para encontrar un día en el que se produjera una caída de ese calibre”. De hecho, ellos han contabilizado que llevamos 80 sesiones sin un descenso de más de un 1% y durante este tiempo el índice ha subido más de un 7%.

s&p 500


Además, en la entidad han preparado un gráfico en el que muestran cuántas rachas con una situación como la actual han ocurrido en el S&P 500 desde 1928. “Mirando vemos como este tipo de periodos eran frecuentes entre 1950 y 1960, pero desde 1970 en adelante son episodios muy esporádicos”. Tanto es así que en cuatro décadas solo se han producido ocho veces. “De hecho, esta racha es la primera de más de 80 días sin caídas superiores al 1% desde 2006  y después habría que remontarse hasta 1995 para encontrar otra”.

días sin caer más de un 1%


QUIZÁ LE INTERESE LEER:

”La confianza del consumidor en máximos desde 2007”
”Las bolsas pueden empezar a temer una jugada con lo de la bajada de impuestos de Trump desfavorable. Explicamos escenarios y repercusiones en bolsa"